El consejero delegado del Banco Santander, Héctor Grisi, durante la rueda de prensa de presentación de los resultados del primer semestre del 2023 de la entidad. EFE/ Mariscal

El Banco Santander ganó 5.241 millones hasta junio, un 7,1 % más, por mayores ingresos

Madrid (EFE).- El Banco Santander obtuvo un beneficio neto atribuido de 5.241 millones de euros en el primer semestre del ejercicio, un 7,1 % más que los 4.894 millones que ganó un año antes, gracias a los mayores ingresos obtenidos en Europa, especialmente en España, que compensaron los retrocesos en Norteamérica y Sudamérica.

La filial española del grupo desbancó a Brasil como motor de las cuentas por primera vez desde 2009 y obtuvo un beneficio neto de 1.132 millones de euros en el periodo, un 74 % más, frente a los 823 millones ganados en Brasil, que fueron un 40 % menos, ha informado este miércoles la entidad a la CNMV.

Solo en el segundo trimestre del ejercicio, el beneficio atribuido del Grupo aumentó un 17 % en comparación interanual, hasta los 2.670 millones de euros, al tiempo que la cifra total de clientes aumentó en nueve millones en los últimos doce meses, hasta los 164 millones.

Los ingresos globales del semestre se incrementaron un 13 % y sumaron 28.234 millones de euros, sobre todo por el aumento de la actividad de los clientes y las subidas de los tipos de interés, que hicieron posible un aumento del 15 % del margen de intereses, con crecimiento en todas las regiones y especialmente fuerte en Europa (+32 %).

El consejero delegado del Banco Santander, Héctor Grisi, durante la rueda de prensa de presentación de los resultados del primer semestre del 2023 de la entidad.
El consejero delegado del Banco Santander, Héctor Grisi, durante la rueda de prensa de presentación de los resultados del primer semestre del 2023 de la entidad. EFE/ Mariscal

Los ingresos por comisiones aumentaron un 5 %, impulsados por las ventas de productos de valor añadido, especialmente en los negocios globales del banco (CIB, Wealth Management & Insurance, PagoNxt y el negocio de auto), que en conjunto representan el 42 % de los ingresos por comisiones.

De esta forma, el margen bruto se situó en 28.234 millones, un 13 % más, con unos costes de explotación que crecieron un 1 % y llegaron a los 12.479 millones y un margen neto de 15.755 millones, un 15 % más elevado. Por su parte, las dotaciones para cubrir posibles insolvencias aumentaron un 21 % y alcanzaron los 5.771 millones de euros.

Estos resultados permitieron a la entidad mejorar su rentabilidad sobre el capital tangible (ROTE) hasta el 14,5 %, 80 puntos básicos más que un año antes, y obtener un beneficio por acción (BPA) de 31 céntimos de euro, un 13 % más.

La diversificación geográfica y de negocios del Grupo Santander

La diversificación geográfica y de negocios del Grupo Santander continuó favoreciendo a las cuentas globales. En Europa, el beneficio fue de 2.536 millones de euros, un 40 % más, gracias al fuerte crecimiento de España, Reino Unido, Portugal y Polonia. Solo en España, el banco mejoró su resultado un 74 % y ganó 1.132 millones.

El banco aceleró la transformación de su negocio en esta región con el despliegue de productos y servicios compartidos, entre los que se incluye una app de banca móvil común en varios mercados.

El beneficio atribuido en Norteamérica alcanzó los 1.346 millones de euros, impulsado por el sólido comportamiento de México, donde la ganancia se elevó un 23 % en euros constantes, hasta los 760 millones, lo que compensó la “normalización tras la pandemia de las dotaciones para financiación de automóviles en EE.UU”, igual que ocurrió en trimestres anteriores.

La solvencia del grupo, medida por el ratio de capital de máxima calidad CET1 “fully loaded”, se situó en el 12,2 %, 21 puntos básicos más, que compensó el cargo para el pago futuro de dividendos en efectivo correspondiente a los resultados de 2023 y el coste de la adquisición de los minoritarios de Santander México, explica.

El volumen de préstamos se mantuvo estable en el periodo, con un crecimiento de la financiación al consumo del 8 % y con una cartera de préstamos que continúa muy diversificada en todas las geografías y líneas de negocio (hipotecas, consumo, empresas, auto y Corporate & Investment Banking o CIB).

La morosidad del crédito subió ligeramente, hasta el 3,07 % desde el 3,05 % anterior, con un porcentaje de la cartera cubierto frente a posibles insolvencias del 68 % frente al 71 %.

Los recursos de clientes aumentaron un 4 %, hasta 1,13 billones de euros, con un crecimiento de los depósitos del 4 % gracias al incremento de clientes minoristas y de CIB.

Los clientes siguieron utilizando los depósitos para amortizar deuda en el trimestre, especialmente hipotecas y el crédito al consumo.

YouTube player