El BCE sube los tipos hasta el 2,5 % y prevé que la Eurozona entre en recesión en el primer trimestre

Francfort (Alemania) (EFE).- El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido este jueves subir los tipos de interés medio punto, hasta el 2,5 %, para contener la inflación, con lo que se sitúan en su nivel más alto desde diciembre de 2008.

Tras la reunión del Consejo de Gobierno, el BCE ha informado de que también incrementa en 50 puntos básicos la facilidad de crédito, a la que presta el dinero a los bancos a un día, hasta el 2,75 %, y la facilidad de depósito, a la que remunera el exceso de reservas a un día, hasta el 2 %.

"El Consejo de Gobierno estima que los tipos de interés tendrán que incrementarse aún significativamente a un ritmo sostenido hasta alcanzar niveles suficientemente restrictivos para asegurar que vuelvan a situarse de forma oportuna en el objetivo del 2 % a medio plazo", según el comunicado.

Según el BCE, mantener los tipos de interés en niveles restrictivos reducirá la inflación moderando la demanda y también servirá de protección frente al riesgo de un desplazamiento persistente al alza de las expectativas de inflación.

Ha recalcado que las decisiones futuras del Consejo de Gobierno relativas a los tipos de interés oficiales continuarán dependiendo de los datos y seguirán un enfoque en el que las decisiones se adoptarán en cada reunión.

bce tipos interes
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en una imagen de archivo. EFE/Clemens Bilan

Se trata de la cuarta subida consecutiva de los tipos acometida por el BCE, tras las de julio, septiembre y octubre, con las que el BCE pretende contener la inflación en la eurozona, que en noviembre cayó por primera vez en 17 meses hasta el 10 %, después de que en octubre marcase un máximo en el 10,6 %.

La inflación subyacente, no obstante, se mantuvo sin cambios en el 5 % interanual.

El BCE, en su última reunión de política monetaria del año, cumple así con las expectativas del mercado y levanta el pie del acelerador tras las dos últimas subidas de tipos, que fueron de 75 puntos básicos.

Eurozona en recesión

Además, el supervisor bancario prevé que la Eurozona entre en recesión en el primer trimestre de 2023, debido a que espera una contracción de la economía europea en el cuarto de este año, que continuará en el siguiente.

Tras la reunión del Consejo de Gobierno, el BCE ha informado de que eleva su previsión de crecimiento económico de la zona euro para este año al 3,4 % (tres décimas más por encima de la anterior), pero reduce la del 2023 al 0,5 % (cuatro décimas menos), en tanto que mantiene en el 1,9 % las de 2024 y apunta al 1,8 % en 2025.

bce tipos interes
Sede del BCE, en una imagen de archivo. EFE/Boris Roessler

El BCE considera que, de producirse finalmente una recesión económica, ésta sería "relativamente corta y poco profunda"; y estaría motivada por "la crisis de la energía, la elevada incertidumbre, el debilitamiento de la actividad económica mundial y el endurecimiento de las condiciones de financiación".

Con ello, el supervisor bancario espera que el crecimiento sea moderado el próximo año, por lo que ha revisado "considerablemente a la baja" sus previsiones respecto a las anteriores.

BCE eleva 3 décimas, al 8,4 %, la previsión de inflación de 2022

El BCE también ha revisado, en este caso al alza, su previsión de inflación en la Eurozona para este año, hasta el 8,4 % (tres décimas más); así como las de 2023, hasta el 6,3 % (ocho décimas más); y 2024, hasta el 3,4 % (1,1 puntos más); y ha avanzado que la de 2025 será del 2,3 %.

bce tipos interes
Un puesto de verduras en un mercado en Madrid, en una imagen de archivo. EFE/Víctor Casado

Una vez excluidos la energía y los alimentos, el BCE prevé que la inflación subyacente se sitúe en el 3,9 % en 2022, que aumente hasta el 4,2 % en 2023 y que descienda hasta el 2,8 % en 2024 y el 2,4 % en 2025.

El BCE recuerda que, según la estimación de avance de Eurostat, la inflación se situó en el 10 % en noviembre, seis décimas menos que en octubre, debido a la moderación de los precios de la energía.

Por el contrario, señala que la inflación de los precios de los alimentos y las presiones inflacionistas subyacentes en el conjunto de la economía "han aumentado y persistirán durante algún tiempo".