El BCE sube los tipos en medio punto en diciembre con compromisos

Fráncfort (Alemania) (EFE).- El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) acordó en diciembre subir los tipos de interés en medio punto porcentual con el compromiso de enfatizar que está dispuesto a subirlos más significativamente a un ritmo sostenido.

Así se desprende de las actas de la reunión de política monetaria del 15 de diciembre, que el BCE publicó este jueves.

Preferencia por 75 puntos básicos

Las actas muestran que «un gran número de miembros expresó inicialmente una preferencia por aumentar los tipos de interés rectores del BCE en 75 puntos básicos dado que se espera claramente que la inflación va a ser demasiado elevada durante demasiado tiempo».

Las expectativas de los mercados y las condiciones financieras son inconsistentes con una vuelta a tiempo de la inflación al objetivo del BCE del 2 %.

Estos miembros del Consejo de Gobierno consideraron que el empeoramiento de las perspectivas de inflación requería un aumento de los tipos de interés mayor de lo que descuentan los mercados.

Compromiso

Pero, añaden las actas, «algunos de estos miembros, sin embargo, expresaron su deseo de acordar un incremento de las tasas de interés de 50 puntos básicos si una mayoría apoyaba» la propuesta que hizo el economista jefe, Philip Lane, de comunicar entonces la disposición de subirlos más significativamente a un ritmo sostenido.

Sede del Banco Central Europeo (BCE), en Fráncfort, Alemania.
Sede del Banco Central Europeo (BCE), en Fráncfort, Alemania. EFE/Armando Babani

«Esto se vio de alguna manera como equivalente a subir los tipos de interés en 75 puntos básicos» en la reunión de diciembre.

Las actas muestran también que el BCE está decidido a llevar los tipos de interés a un nivel restrictivo de forma menos agresiva al principio pero más sostenida porque prevé que la inflación persista y porque hay mucha incertidumbre.

De este modo, una amplia mayoría de miembros del Consejo de Gobierno apoyó la propuesta de Lane de subir los tipos de interés en 50 puntos básicos y comunicar que las tasas todavía deben subir significativamente a un ritmo sostenido.

La inflación baja pero el BCE no baja la guardia

La inflación bajó en la zona del euro en diciembre hasta el 9,2 %.

Pero la presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha advertido en Davos de que la inflación sigue estando «demasiado alta».

El Consejo de Gobierno también consideró en diciembre que en la medida que los tipos de interés suben y se acercan a un nivel neutral, en el que no impulsan ni impiden el crecimiento, la agresividad de los incrementos y la velocidad del ajuste monetario se vuelven «menos relevantes» e importan más la continuidad de las subidas y el tiempo en que las tasas permanecerán en territorio restrictivo.

Algún miembro del BCE también argumentó que subir en diciembre las tasas en 50 puntos básicos permitiría restringir la política monetaria durante más tiempo, lo que es importante dado que la elevada inflación va a persistir más.

Además, con aumentos de 50 puntos básicos sostenidos el BCE puede evaluar mejor el impacto.

El BCE está preocupado por la inflación y considera que, incluso, la subyacente, que es menos volátil, va a seguir elevada persistentemente.

Un miembro del BCE consideró en diciembre que si la inflación superaba mucho el objetivo del 2 % «durante al menos cuatro años consecutivos, se volvía más difícil argumentar que la elevada inflación se debe principalmente a impactos externos fuera del alcance de la política monetaria».

Los aumentos salariales también crearán efectos de segunda ronda, una situación en la que la subida de la inflación provoca alzas de los sueldos y estos aumentos inician un círculo vicioso de inflación, según el BCE.

Además, añaden las actas, las políticas presupuestarias expansivas intensifican las presiones inflacionistas e interfieren con el efecto buscado con las subidas de los tipos de interés.

No obstante, el BCE considera que la política presupuestaria es responsable de suavizar el impacto de la inflación por el fuerte encarecimiento de la energía.

La ralentización del crecimiento económico prevista es superficial y no va a reducir las presiones inflacionistas de una manera significativa, según el BCE.

Esta semana circularon rumores de que el BCE subirá en febrero el precio del dinero en medio punto, pero que en marzo el incremento sería menor.

Pero varios miembros del Consejo de Gobierno los desmintieron rápidamente y se han manifestado a favor de subirlos en 50 puntos básicos en varias reuniones.