Bruselas propone un tope al precio del petróleo ruso como sanción

Bruselas.- La Comisión Europea propuso este miércoles una nueva ronda de sanciones contra Rusia, entre ellas un tope al precio del petróleo ruso y la prohibición a los ciudadanos europeos de poder formar parte de los consejos de administración de las empresas públicas rusas.

El tope al precio del petróleo va en la misma línea del acuerdo que ha alcanzado el G7, dijo la presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, en una comparecencia ante la prensa para presentar las medidas.

La prohibición para que los ciudadanos de la UE puedan formar parte de los consejos de administración de las empresas, está pensada para evitar posibles casos como el del excanciller alemán Gerhard Schröder, que trabajó para Gazprom.

«Rusia no debe beneficiarse del conocimiento europeo y de sus expertos».

Señaló Von der Leyen.

La alemana defendió el octavo paquete de sanciones contra Rusia como respuesta a la movilización parcial que el presidente ruso, Vladimir Putiin, decretó la semana pasada, así como una reacción ante su amenaza de emplear armas nucleares y los referéndums en zonas del este y sur de Ucrania.

«La semana pasada, Rusia llevó la invasión a Ucrania a un nuevo nivel. Los falsos referendos organizados en los territorios que Rusia ha ocupado son un intento ilegal de adquirir territorio para cambiar por la fuerza las fronteras internacionales», dijo la presidenta de la Comisión.

«La movilización y la amenaza de Putin de utilizar armas nucleares son pasos adicionales en el camino de la escalada», continuó y aseguró que la UE está «decidida a hacer que el Kremlin pague» por ello.

Según Von der Leyen, la nueva ronda de sanciones privará a Rusia de un ingreso adicional de 7.000 millones de euros.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.EFE/CHRISTOPHE PETIT TESSON

Acuerdo entre el G7 y la UE

El tope al precio del petróleo ruso va en la línea del acuerdo político que alcanzaron los líderes del G7, proponiendo que el transporte de petróleo ruso y sus derivados solo se permita a nivel mundial si los productos se venden por debajo de cierta cantidad.

Los países de la UE dejarán de importar petróleo ruso por gasoducto a partir del 5 de diciembre, pero, «ciertos países en vías de desarrollo aún necesitan suministro de petróleo ruso a bajos precios», señaló la presidenta del Ejecutivo comunitario.

Esta medida «ayudará a reducir, por un lado, los ingresos de Rusia y por el otro, mantendrá, estable el mercado mundial de la energía».

Además, la Comisión propone ampliar los productos que estará prohibido exportar a Rusia para privarle de “tecnologías clave”, por ejemplo para la aviación, así como componentes electrónicos o químicos, de manera que su base económica y capacidad de modernización se vean mermadas.

Aumentan las sanciones

Por su parte, el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, explicó que han propuesto ampliar la lista de personas y entidades sancionadas por apoyar, facilitar o beneficiarse de la invasión de Ucrania, que ya contiene más de 1.300 nombres.

En concreto, propuso incluir a las autoridades rusas delegadas en las regiones ucranianas de Donetsk, Lugansk, Jerson y Zaporiyia, y a otras personas rusas que han organizado los referendos.

También propuso sancionar a altos funcionarios del ministerio ruso de Defensa, encargados de suministras a las Fuerzas Armadas de Rusia equipos y armas, incluyendo misiles y aviones de combate, y de participar en el reclutamiento del Kremlin.

Además, continuarán las sanciones contra quienes difundan información falsa y donen fondos a las zonas ocupadas por Rusia.

En la categoría de actores económicos se añadirán “más operadores clave”, entre ellos “personas que no son necesariamente rusas, sino que participan en la elusión de las sanciones”, señaló Borrell.

Por último, propuso ampliar el ámbito geográfico de las restricciones que se aplican a Crimea, Donetsk y Lugansk desde principios de año, para que cubran todas las áreas de control no gubernamental de Ucrania, incluyendo también Zaporiyia y Jersón.