San Juan pide seguir con los avances para mayores en la banca

València, 23 sep (EFE).- Carlos San Juan, promotor de la campaña «Soy mayor, no idiota», ha pedido a la ministra de Economía, Nadia Calviño, que continúe con los avances iniciados para mejorar el trato de la banca a los mayores y «no se detenga ahora», en unos momentos «duros» también para las personas de mayor edad.

Cuando se cumplen seis meses desde la firma del protocolo por la banca para mejorar el acceso de los mayores y personas con discapacidad a sus servicios, que recogía horarios amplios de atención presencial en sucursales, asistencia telefónica personalizada y preferente, y cajeros con lenguaje simplificado, este médico valenciano ha insistido en que es «innegociable» que el cien por cien de las oficinas bancarias no funcione todavía en horario completo, porque es «un servicio público».

Ahora hay un 80 % de sucursales con horario completo de atención presencial, pero el restante 20 % sigue funcionando solo hasta las 11 horas, «curiosamente» en zonas «sensibles» como son los barrios con mucha población, ha detallado en declaraciones a EFE.

San Juan se refiere también a la promesa de la ministra de poner en marchar la Ley de creación de la Autoridad de Defensa de los Clientes Financieros, ya aprobada por el Consejo de Ministros pero no publicada en el BOE, y le pide saber en qué punto están los trámites para que se haga efectiva y qué medidas va a seguir tomando para resolver los problemas de los mayores en la atención de la banca.

Tener en cuenta a los mayores

«Hago un llamamiento a la ministra Calviño para que nos tenga en cuenta. Entendemos que hay muchos problemas: la pandemia, la guerra en Ucrania, la crisis energética… Nosotros también sufrimos los precios, pero que una persona no pueda acceder a su pensión adecuadamente, es un daño muy grave», ha manifestado San Juan, que en enero de este año inició una campaña en la que recogió más de 600.000 firmas en la plataforma change.org.

Y añade: «Necesitamos que esa ley se apruebe y defienda al usuario más vulnerable», los mayores, a los que no se puede pedir que tengan «un teléfono inteligente, con aplicaciones y un máster en informática» y que «cuando quieran ir a preguntar qué ha pasado con esos 10 euros, que son 5 minutos, nos atiendan».

En 2021, el número de reclamaciones a la banca fue «escandaloso» y un 70 % quedaron resueltas favorablemente pero ese porcentaje corresponde a personas que tienen apoyo, no a quienes ni siquiera saben reclamar. «Es inadmisible que nos pongan cortapisas de horarios o exigencia de citas», agrega San Juan.

El impulsor de la campaña ha reconocido que quedó satisfecho en las entrevistas que mantuvo con Calviño y le pareció «una persona preparada, seria y respetuosa», por eso le pide que se acuerde de los mayores, que son el sector más vulnerable de la sociedad.

Considera que se da una paradoja cuando los beneficios de la banca siguen aumentando pero no cambian los cajeros para hacerlos más fáciles ni modifican las aplicaciones, y reclama, como recoge la Ley de creación de la Autoridad de Defensa de los Clientes Financieros, que se pueda presentar una queja sin abogado ni procurador, que el supervisor del cumplimiento sea el Banco de España y que el cumplimiento de las medidas sea evaluable por un órgano externo.

«Yo no estoy en contra de nadie, digo que continúe como empezó, que empezó muy bien», ha manifestado San Juan, de 79 años.