Cestas pequeñas y compras frecuentes: así gestionan los europeos la inflación

Lucía Ruiz Simón |

Madrid (EFE).- Los precios de los alimentos siguen al alza, una inflación agravada por la guerra de Ucrania que ha impactado de lleno en los bolsillos de los consumidores que, para controlar mejor su presupuesto, han desarrollado dos estrategias: ir más a la compra y reducir el volumen de la cesta.

En la zona euro, en los diez primeros meses del año los alimentos se han encarecido un 13,9 %, un 15,5 % en términos anuales; es un dato similar al registrado en España, donde hacer la compra en octubre fue un 14,5 % más caro que un año antes.

Los datos de las consultoras de consumo ya reflejan estos cambios en los hábitos de compra en los que coinciden los hogares españoles y los de otros mercados cercanos, según los datos facilitados por Nielsen.

Por ejemplo, los españoles visitan los comercios de alimentación un 5,5 % más que hace un año, un dato muy parecido a los de los vecinos galos.

Sin embargo, los compradores en Alemania y el Reino Unido han aumentado su frecuencia de compra hasta un 7,3 % y los portugueses hasta un 10 %, mientras que los italianos apenas han cambiado este hábito y apenas han subido un 1,3 % sus visitas al supermercado.

Vista de un Späti, la tradicional tienda de barrio, en Berlín. EFE/ María Garrido Sellabona

Menos artículos

No sólo se va más al súper y se evitan las compras de acopio, que conducen a más gastos superfluos, sino que se reduce el número de artículos de la cesta.

En este caso, los españoles echan al carrito un 5,5 % menos de productos de gran consumo, los franceses un 6,6 % y los alemanes un 6,7 %.

De nuevo, son los portugueses los consumidores que más controlan sus compras, pues han reducido un 7 % el número de productos y, además, han conseguido el objetivo de rebajar su tique un 3 %.

Es una cifra bastante parecida a la caída del valor de la cesta de la compra en Francia (-3,6 %) que los británicos la han mantenido (-0,1 %).

Y es que a pesar de los esfuerzos por controlar y gestionar su presupuesto, el valor de la cesta de la compra en España ha aumentado un 0,8 %, en Italia un 3,2 % y en Alemania un 3,4 %.

En cualquier caso, la capilaridad y el modelo de proximidad de España facilita estas compras frecuentes más que en otros países.

Una mujer se detiene a mirar el escaparate de una tienda de alimentación del centro de Madrid. EFE/Juan M Espinosa

Más marca blanca y más ofertas

Coinciden estos hábitos en toda Europa con las recomendaciones de las organizaciones de consumidores que aconsejan una compra meditada, anticipada, comparando precios y preferentemente con una lista hecha para evitar el gasto superfluo, especialmente en campañas especialmente «emocionales» como la Navidad.

De hecho, la organización de consumidores OCU ya ha advertido esta semana de que ha detectado una subida media del 5,2 % en los alimentos más populares presentes en las comidas y cenas de Navidad respecto a la cesta navideña de 2021, con la lombarda y la merluza a la cabeza pero a la vez con caída de los precios de angulas o jamón.

Otra de las estrategias más seguidas es las búsqueda de la marca blanca o de distribuidor, generalmente más asequible, que está teniendo un repunte muy importante en los últimos meses.

Ya hay compañías en las que este marca blanca supone el 52 % de sus ventas, según confirmó por ejemplo, el CEO global de DIA, Martín Tolcachir.

Con todo, la pregunta que queda por resolver es hasta cuándo va a permanecer esta inflación alimentaria que ya dura más de lo que se había previsto y que está cambiando las rutinas de los consumidores, una cuestión peliaguda que, de momento, pocos se atreven a responder.