Colas y más clientes en las gasolineras antes de que acabe el descuento de 20 céntimos por litro

Madrid, 30 dic (EFE).- El final este sábado de la subvención generalizada de 20 céntimos por litro de carburante está provocando una mayor afluencia e incluso colas en las gasolineras del país durante este viernes, último día laborable del año, aunque las cadenas aseguran que están preparadas y descartan problemas de suministro.

De hecho, desde que el pasado martes el Gobierno anunciara que el 31 de diciembre se pondría fin al citado descuento, en vigor desde el pasado abril, se ha experimentado un progresivo incremento de la afluencia a las estaciones de servicio para repostar, hasta que hoy se formaban incluso colas en algunas de ellas.

«Hay mucha más gente de lo habitual. Llevamos así desde el martes y esperamos que siga hasta mañana por la mañana», ha asegurado a EFE este viernes un empleado de una estación de servicio del centro de Madrid, mientras que otra del extrarradio de la capital ha confirmado que la jornada está siendo «complicadísima».

Además, explica que ya el jueves el número de altas de su tarjeta de fidelización -necesaria para obtener el descuento de 10 céntimos adicional que mantendrá por un trimestre tras el fin de la ayuda gubernamental- se duplicó con respecto a un día antes.

Repsol, titular de más de una cuarta parte de las gasolineras de toda España, asegura que ha experimentado un «repunte de la actividad» durante esta semana, con colas en determinados lugares.

La petrolera prevé que el aumento de actividad en la mayor parte de sus cerca de 3.600 estaciones de servicio se mantenga durante el próximo 31, por lo que ha reforzado su capacidad de distribución para evitar problemas de suministros.

También Cepsa y BP, las otras dos grandes cadenas, dan por hecho que no habrá escasez de carburantes pese al incremento de la demanda en esta recta final del año.

Desde Cepsa aseguran que la actividad en sus estaciones de servicio se está desarrollando con «normalidad» y que han reforzado el servicio como en cualquier periodo navideño.

En BP prevén una mayor afluencia de clientes durante estas fechas al igual que ya ocurrió en los primeros días de abril, pero la compañía asegura contar «con el volumen de stock necesario para hacer frente a la demanda»

En cualquier caso, la Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles (Aevecar) cree que puede producirse «algún desabastecimiento puntual», pero no porque falte carburante, sino por problemas logísticos, por lo que han recomendado a sus asociados que tengan «los tanques llenos en previsión del aumento de la demanda».

Aun así, la asociación considera que se trata de un proceso «más fácil» que en abril, ya que «teóricamente lo único que hay que hacer es volver al procedimiento anterior».

El aumento de los repostajes en las gasolineras se ha notado por todo el país, particularmente en grandes ciudades, tanto en las grandes compañías como en las estaciones de servicio automáticas. Este es el caso de Plenoil, que ayer experimentó su récord anual de ventas, con «mucha afluencia y grandes colas».

Unos buenos datos que la compañía prevé superar hoy, cuando creen que se va a producir «el mayor pico de afluencia».

Petroprix, por su parte, está experimentado este viernes un incremento del 30 % en la afluencia habitual, después de que ayer el número de repostajes también fuera superior a la media.

Más trabajo para los empleados y «una ruina» para los clientes

El ajetreo en las estaciones de servicio ha sido constante durante toda la mañana y las colas han marcado la jornada en muchas gasolineras de Madrid ante el fin de un descuento que se mantendrá para los conductores profesionales.

«Hay mucha más gente de lo habitual», resumía un empleado de la zona madrileña de Conde de Casal que explicaba a EFE que durante toda la semana se ha notado más afluencia de la habitual para estas fechas.

Entre los clientes, la mayor parte aseguraba haber acudido a las gasolineras porque le hacía falta, aunque también hay quien reconocía haber adelantado el reposaje para sacar provecho de los últimos días del descuento.

Este es el caso de José Ignacio, un ciudadano particular quien, tras hacer cola en una estación de servicio de la localidad de Vallecas, confirmaba que había intentado aprovechar el descuento al máximo y decía que le parecía «muy mal» que termine.

Una opinión generalizada entre la mayoría de las personas que se han acercado a repostar este viernes: «Es una ruina», resumía María mientras repostaba para llenar el depósito del vehículo que usa a diario para ir a trabajar, mientras que Ignacio se quejaba en otra estación de servicio de la zona de Pío XII de que existen «demasiados impuestos para la gasolina».

También hay quien ha aprovechado para repostar antes de salir de viaje en plena operación salida, como Merche, una mucho de ochenta años quien ha acudido junto a su marido a repostar a la estación de servicio de siempre antes de iniciar uno de los 4,2 millones de desplazamientos que se prevé que se realicen durante el último fin de semana del año.