EE.UU. alcanza su límite de deuda y aplica medidas extraordinarias

Washington (EFE).- El Gobierno de Estados Unidos alcanzó este jueves su límite de deuda legal, lo que llevó al Departamento del Tesoro a recurrir a «medidas extraordinarias» para pagar las cuentas.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, escribió hoy a los líderes del Congreso que el uso de esas herramientas financieras especiales puede extenderse hasta el próximo 5 de junio.

El límite de deuda es la cantidad total de dinero que el Gobierno está autorizado a pedir prestado para cumplir con sus obligaciones legales existentes y poder pagar los beneficios del Seguro Social y Medicare, los salarios militares, los intereses sobre la deuda nacional, los reembolsos de impuestos y otros pagos.

Vista de la sede del Departamento del Tesoro de EE.UU. en Washington, este 19 de enero de 2023. EFE/Jim Lo Scalzo

Cada cierto tiempo, Estados Unidos se asoma al impago de la deuda nacional porque, a diferencia de otros países, el Gobierno estadounidense solo puede emitir deuda hasta el límite establecido por el Congreso, que tiene el poder de elevar ese techo según crea conveniente.

Por ello, Yellen solicitó este jueves en su misiva que el Congreso actúe de manera oportuna, recordándole que el periodo durante el cual puede extenderse el uso de medidas extraordinarias está sujeto a «considerable incertidumbre».

El pasado 13 de enero, la representante del Tesoro ya había avanzado que las medidas extraordinarias previstas son redimir las inversiones existentes y suspender nuevas inversiones del fondo de jubilación y discapacidad del Servicio Civil y del Fondo Postal, y también suspender la reinversión del fondo de inversión en valores gubernamentales del plan de ahorro y retiro de empleados federales.

Ahora el Congreso debe mover ficha

La Casa Blanca solicitó a los republicanos que permitan que el Congreso apruebe el límite del techo de deuda «sin condiciones» y subrayó que no hay margen de negociación.

«Es un asunto urgente sobre el que el Congreso debería actuar sin demora», indicó en una comparecencia ante la prensa la subportavoz de prensa, Olivia Dalton.

«Los estadounidenses tienen derecho a esperar que el Congreso se asegure de que mantenemos la economía en un camino estable, en una vía de progreso. (…) No hay espacio para la negociación, hay demasiado en juego», concluyó Dalton.

Con la recién estrenada mayoría republicana en la Cámara de Representantes está previsto que los conservadores utilicen el límite de la deuda para lograr concesiones de los demócratas en otros asuntos, a cambio de sus votos para levantar el límite de endeudamiento.

Estados Unidos nunca ha tenido que declarar la suspensión de pagos de su deuda nacional, pero estuvo muy cerca en 2011, cuando la mera posibilidad de que eso ocurriera desató el caos en los mercados financieros e hizo que la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor’s rebajara la nota de solvencia del país.