El 90 % de la producción platanera en el suelo no afectado por el volcán se recuperará en 2 años

Santa Cruz de Tenerife, 7 sep (EFE).- Domingo Martín Ortega, presidente de la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias, consideró este miércoles que el 90 por ciento de la producción de La Palma en la superficie no afectada por la erupción volcánica estará recuperada en el plazo de uno o dos años.

El presidente de Asprocan, que compareció en la comisión de estudio del Parlamento de Canarias sobre los efectos de la crisis vulcanológica y la reconstrucción de La Palma, defendió la necesidad de recuperar el máximo posible de la superficie platanera afectada, algo esencial para el conjunto de Canarias, pues en esa isla están el 70 por ciento de los agricultores plataneros.

El presidente de Asprocan explicó que gracias a la unidad del sector platanero y al acuerdo con la Consejería de Agricultura los problemas generados por el volcán están en vías de solución, como la pérdida de empleo y de rentas de los agricultores, las inversiones para la reposición de invernaderos o el coste de la limpieza de la fruta.

Indicó que la fruta de La Palma pasó de ser la más valorada en el mercado a situarse con precios por debajo de la de Tenerife y Gran Canaria, una anomalía que se ha resuelto a partir de junio de este año.

«Lo hemos pasado muy mal porque hemos tenido que competir en precios con otras islas y hemos tenido que recuperar una mala imagen, pero ya se está normalizando», apuntó.

Si se normalizan los riegos, en uno o dos año el 90 por ciento de la producción platanera en la superficie de cultivo que no se vio afectada por la lava estará recuperada, dijo.

Pero para recuperar la situación anterior, «necesitamos reconstruir la parte arrasada por la lava», un proyecto complejo que necesita de una solución jurídica por parte de los políticos, puntualizó.

En su opinión, existen soluciones técnicas pero hacen falta soluciones jurídicas, un proceso que tardará como mínimo cuatro o cinco años, un periodo muy largo para mantener a los agricultores motivados y atados al proyecto.

Pero insistió en que es esencial recuperar esas explotaciones porque la producción platanera es estratégica para La Palma en cuanto a empleo y para mantener la actividad exportadora, y con ella el mantenimiento de los transportes.

«De todo con lo que acabó el volcán, la única actividad que no se puede ejecutar fuera de la zona es la platanera», afirmó.

También consideró esencial resolver el problema del agua, con una reconstrucción de la red de riego y el trasvase desde la vertiente este de la isla, donde tienen excedentes.

Sobre la necesidad de resolver el problema del riego insistió también Miguel Martín Pérez, presidente de la Asociación Palmera de Agricultores y Ganaderos (ASPA), para quien el cierre del anillo insular es vital.

Los agricultores y ganaderos necesitan recuperar el riego y otras infraestructuras como carreteras, caminos y electricidad, afirmó Martín Pérez, quien defendió que la carretera de la costa llegue mediante túnel hasta Fuencaliente.

«No podemos perder ni un metro cuadrado de superficie agrícola y ganadera ni dejar de producir un kilo, hay que instalar granjas que sustituyan las que han sido arrasadas por la lava, bien en esa zona o en otra», indicó. EFE

acp/jmor