Alemania pagará la factura del gas de diciembre a sus ciudadanos

Berlín.- El Gobierno alemán aprobó este miércoles en Consejo de Ministros una ayuda para paliar los efectos de la crisis energética para los consumidores de gas, por la que el Estado asumirá los gastos de las facturas de gas del mes de diciembre.

«Los clientes de gas no tendrán que pagar la cuota de diciembre. El Estado asume los costes», anunció el canciller, Olaf Scholz, en su cuenta de Twitter.

Su portavoz, Steffen Hebestreit, explicó durante una rueda de prensa en Berlín que cuenta con que el Parlamento dé el visto bueno la semana que viene a una medida que, según medios alemanes, tendrá un coste aproximado de unos 9.000 millones de euros.

La ayuda beneficiará a particulares y pequeñas empresas aunque sólo notarán su efecto de forma inmediata aquellos que tengan contratos directos con sus proveedores de gas, a los que no deberán abonar la cuota de diciembre.

Para el resto de los consumidores, que pagan el gas, por ejemplo, a través de un importe fijo como parte de sus contratos de alquiler, la ayuda tendrá efecto a partir de mediados del año que viene.

Será entonces cuando, en el momento de recibir de sus arrendadores la liquidación final de los gastos correspondientes a 2022, obtendrán un abono en cuenta por el importe correspondiente al consumo de diciembre.

La medida aprobada hoy constituye la primera fase de la propuesta presentada el mes pasado por una comisión de expertos para aliviar el impacto de la crisis energética.

El segundo paso, que el Gobierno pretende implementar a partir de febrero o marzo del año que viene, es la introducción de un freno a los precios de la electricidad y del gas, a través de la subvención de un contingente de en torno al 80 % del consumo habitual de los clientes, que se mantendrá a un precio fijo.

Hebestreit afirmó que este miércoles tendrá lugar una «sesión importante» a la hora de sacar adelante esta segunda medida, en referencia a una reunión del canciller con los líderes regionales, y recalcó que el Ejecutivo trabaja «bajo presión» para lograr su aprobación lo antes posible.

Todas estas ayudas se financiarán a través de un presupuesto extraordinario, conocido como Fondo de Estabilización, que será dotado antes de finales de año de 200.000 millones de euros para ser invertidos de aquí a 2024.