El presupuesto de Cantabria para agricultura subirá un 7,6 % en 2023

Santander, 28 oct (EFEAGRO).- La Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de Cantabria tendrá en 2023 un presupuesto de 165,4 millones de euros, un 7,6 por ciento más que este año.

Con esa partida reforzará la lucha contra incendios y especies invasoras, los programas en espacios protegidos, la restauración de zonas degradadas y el plan de gestión del lobo.

La dotación destinada al Plan Estratégico de Prevención y Lucha contra los Incendios y a las inversiones y ayudas forestales crece un 11,5 por ciento, hasta los 6,7 millones de euros.

El Plan de Gestión del Lobo se lleva 2,8 millones, uno más que en 2022, que se dirigirá sobre todo a los ganaderos afectados mediante el pago de servicios ambientales, ayudas a la prevención y pago de daños.

El titular del departamento, Guillermo Blanco, ha presentado este viernes en rueda de prensa los presupuestos de Desarrollo Rural, que se complementarán con una financiación de casi 60 millones de euros provenientes de los fondos europeos FEAGA y FEADER y otros 1,5 millones del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Además, aumentan los fondos europeos que llegan del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia hasta los 12,7 millones de euros, un 7,7 por ciento.

Crecen todos los capítulos de gasto, sobre todo el de personal, un 26,7 % hasta los 44,3 millones de euros; las inversiones, casi tres millones de euros hasta los 23,1; y las transferencias de capital suben a 31 millones de euros, un 18,7 por ciento.

Todas las direcciones generales aumentan su presupuesto, excepto la Secretaría General, que baja un 8,8 por ciento porque se ha transferido personal a otros departamentos, por lo que se queda con 10,2 millones de euros.

El crecimiento de los presupuestos va desde el 10,8 por ciento de la Dirección General de Biodiversidad, al 3,5 por ciento de Desarrollo Rural. Ganadería sube un 9,38 % y Pesca y Alimentación un 5,15.

Por orden, se lleva un 60 por ciento del presupuesto el área de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático (98,8 millones de euros); un 13 por ciento Desarrollo Rural (22,5 millones), y un 10 por ciento tanto Ganadería como Alimentación, con cerca de 17 millones de euros cada una.

Los programas a los que se destina mayor cuantía son el de calidad ambiental, con 46 millones de euros; el de protección del medio natural y aprovechamientos forestales, 41,2 millones; y el de ayudas y otras actuaciones para el Desarrollo Rural, con 17 millones.

Los que más crecen son el de desarrollo de la industrialización, comercialización y cooperación agraria, un 23,7 por ciento hasta los 7,7 millones, y el de la promoción de la innovación y formación del sector agrario, un 14,5 por ciento que le sitúa en los 3,6 millones.

Y baja un 6,87 por ciento la partida dirigida al desarrollo de los sectores pesquero y alimentario, que se queda en 9 millones de euros.

En materia de Pesca y Alimentación, el consejero ha destacado el incremento de los fondos destinados a la promoción de productos y los 5,2 millones de euros de las ayudas para inversiones en la industria del sector.

También ha subrayado el afianzamiento de las distintas ayudas al sector pesquero (ayudas a las industrias de transformación, la modernización de buques o la compra del primer barco) con 4,2 millones, así como al impulso de la actividad entre los jóvenes.

Entre los múltiples programas de «Ganadería», sobresale la nueva ayuda al bienestar animal, con 3,7 millones de euros; el incremento de las ayudas de seguros agrarios en un 9,3 %, dotadas con 1,7 millones; o el mantenimiento de los programas de erradicación y vigilancia, con 3,6 millones.

Desarrollo Rural incrementará un 25,5 por ciento el presupuesto para invertir en infraestructuras reales y se mantienen los 4 millones para las estrategias de desarrolla local participativo, gestionadas por los grupos de acción local.

En el apartado de las empresas públicas, el presupuesto de la oficina de calidad alimentaria Odeca se sitúa en 1,37 millones de euros, que servirán, entre otras cosas, para sumar cuatro trabajadores; el Centro de Investigación del Medio Ambiente CIMA tendrá 2,9 millones de euros; y Mare dispondrá de 74,8 millones.

Guillermo Blanco, quien ha considerado «que siempre se ha infradotado» el presupuesto de Desarrollo Rural, ha destacado que en esta legislatura ha aumentado en 30 millones de euros para revertir esa tendencia.

«Estoy contento con este presupuesto, pero no absolutamente satisfecho», ha señalado Blanco, quien ha aludido a la actual situación «de siete plagas» que atraviesa el campo, en referencia a los efectos de la guerra de Ucrania, y que subrayado que las necesidades son «infinitas», no así los recursos disponibles.