España supera las escalas de cruceros de 2019, pero no la cifra de pasajeros

Málaga, 14 sep (EFE).- España está superando en 2022 las cifras de escalas de cruceros registrada en 2019, antes de la pandemia, aunque todavía está lejos del número de pasajeros, que espera recuperar «entre 2023 y 2024», según el presidente de Puertos del Estado, Álvaro Rodríguez Dapena.

Rodríguez Dapena ha asistido este miércoles en Málaga a la inauguración de la Seatrade Cruise Med, principal feria del segmento turístico de cruceros, que reúne a más de 2.000 profesionales, entre ellos representantes de las grandes navieras internacionales, para chequear la recuperación del sector tras la pandemia.

Tras la inauguración, Rodríguez Dapena ha resaltado a los periodistas que la celebración de esta feria «está demostrando la plena recuperación de este segmento», al superarse ya en España «las escalas del año récord de 2019», cuando hubo más de 4.000 escalas y casi once millones de pasajeros.

Ese año, el sector facturó 6.000 millones de euros, a lo que se sumó un valor añadido bruto de 3.000 millones, según Rodríguez Dapena, que ha admitido que nuestro país está todavía «un poco alejado en cuanto a pasajeros» respecto a 2019, ya que este año superará los cinco millones, pero es una «recuperación muy importante» en comparación con los dos millones de 2021.

Ha mostrado su confianza en que la cifra de pasajeros previa a la covid se recupere «entre 2023 y 2024» y que esta feria sirva para «decirle al mundo que, en cruceros, España es líder en la recuperación».

El gasto medio del turista de cruceros es «muy variable», ya que depende si solo hace escala o si se trata de un puerto base, lo que aumenta las pernoctaciones, aunque la media se sitúa por encima de los 600 euros, a lo que se suma la atención a la tripulación del barco y el aprovisionamiento de los servicios a bordo.

Rodríguez Dapena considera la industria del crucero «una palanca para el sostenimiento de la oferta turística española» y ha asegurado que se trata de un segmento «al alza».

El consejero andaluz de Turismo, Cultura y Deporte, Arturo Bernal, ha apuntado que esta feria ha sido «un momento muy esperado», porque las instituciones llevaban «muchos años queriendo traer a España y Andalucía» el principal evento de cruceros del mundo.

Ha recordado que asisten compañías navieras y profesionales «muy relevantes», como quienes «programan las excursiones e itinerarios», y esta feria permite mantener contactos «con un gran número de agentes», para lo que serían necesarias «diferentes acciones por todo el mundo».

Según Bernal, hay un importante «compromiso» de las navieras con Andalucía y Málaga después de la pandemia, que ha afectado a este segmento como a otros.

El titular de Turismo ha apuntado que este año «se ha recuperado prácticamente el número de escalas», aunque «es cierto que el número de pasajeros no totalmente», y espera que la comunidad esté «pronta a recuperar» la cifra de 2019, de en torno a un millón de pasajeros.

Sin embargo, más allá de las cifras, ha apostado por trabajar como «elementos de diferenciación» por «la seguridad, la confianza y la sostenibilidad en el destino».

«Las claves ya no son el número de turistas o el número de escalas, sino cumplir las expectativas de un público muy exigente, que en Andalucía viene atraído por su dimensión cultural», ya que «en poco tiempo y en pocos kilómetros puede visitar un mayor acúmulo de patrimonio cultural e histórico y de actividades que en cualquier parte del mundo», ha destacado el consejero.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Málaga, Carlos Rubio, ha recordado que el Mediterráneo es el segundo destino de cruceros delo mundo tras el Caribe y ha expresado su confianza en que los frutos de la celebración de esta feria en la ciudad se empiecen a apreciar «de aquí a dos años».