Kiev y Moscú acuerdan extender otros cuatro meses la exportación de cereales desde Ucrania

Leópolis (Ucrania) (EFE).- El acuerdo para exportar cereales desde los puertos ucranianos se prorroga por un periodo de cuatro meses, lo que permitirá nuevas salidas de alimentos desde tres puertos de Ucrania ubicados en el Mar Negro.

Oleksii Kubrakov, ministro de Infraestructura de Ucrania, informó este jueves en su página de Facebook de que, dentro de la denominada iniciativa para la exportación de cereales desde el Mar Negro, acordada con Rusia con la mediación de la ONU y de Turquía, se ha alcanzado un acuerdo para prorrogar las exportaciones cuatro meses más.

El acuerdo ha sido confirmado por el propio presidente ucraniano, Volodimir Zelesnki, en su cuenta de Twitter.

«El acuerdo del grano se prolongará 120 días. Ucrania junto con @antonioguterres (secretario general de la ONU) y @RTErdogan (presidente de Turquía) tomaron una decisión clave en la lucha mundial contra la crisis alimentaria», explicó Zelenski.

Se renueva el acuerdo firmado en julio

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseguraba este miércoles desde Bali (Indonesia), en la cumbre del G20, que Vladimir Putin había dado luz verde para renovar el acuerdo que facilita la salida de cereales y fertilizantes rusos y ucranianos, firmado en julio y que expiraba el próximo día 19.

cereales ucrania
Un barco de cereales en el puerto de Constanza, en Rumanía, en una imagen de archivo. EFE/Marcel Gascón

«Se ha llegado a un acuerdo para extender la operación del llamado ‘corredor de granos’. Esto permitirá exportar alimentos ucranianos desde tres puertos del Mar Negro durante otros 120 días», confirmó hoy Kubrakov.

Ucrania ha apelado oficialmente a las otras partes de la iniciativa para que acepten la oferta para extenderla por al menos otro año e incluir el puerto ucraniano de Mykolaiv. «Estamos esperando su respuesta», afirmó Kubrakov al respecto.

Abastecer al mundo

El ministro enfatizó la importancia de garantizar el trabajo efectivo del Centro de Coordinación Conjunta para cumplir con este acuerdo y añadió que Ucrania ha hecho sus propuestas para resolver los problemas existentes.

“Debemos asegurar que la capacidad de exportación de nuestros puertos se utilice al máximo para poder abastecer al mundo con los volúmenes necesarios de alimentos en tiempo y forma”, resumió el ministro.

cereales ucrania
Producción de maíz, en Ucrania, en una imagen de archivo. EFE/Esteban Biba

El acuerdo de exportación de cereales se firmó en julio y, aunque fue suspendido por Rusia en octubre brevemente por un ataque ucraniano en la península de Crimea, fue retomado poco después.

En principio, el pacto iba a expirar el 19 de noviembre, por lo que la ONU y Turquía, que forman parte de la coordinación y supervisión del acuerdo, han mantenido intensas negociaciones con Rusia y Ucrania para prorrogarlo.

Blinken: «Rusia sintió que el mundo no aceptaría un rechazo al acuerdo del grano»

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, afirmó que «aparentemente Rusia sintió que el mundo no aceptaría» su rechazo al acuerdo para exportar granos desde los puertos ucranianos del Mar Negro.

Blinken recalcó que la mayoría de los líderes que participaron en la reunión del G20 esta semana en la isla indonesia de Bali envió al presidente Vladímir Putin «un claro mensaje de que debería prorrogar la iniciativa del grano en el Mar Negro» cuyo plazo iba a vencer este sábado.

«Rusia ha vuelto a oír (el mensaje) y aparentemente ha sentido que el mundo no aceptaría que Moscú rechazara el acuerdo», subrayó Blinken durante una rueda de prensa en Bangkok previa a la cumbre de líderes del Foro de Cooperación Económica Asia- PAcífico (APEC), que se inaugura este viernes en la capital tailandesa.

Diez millones de toneladas

Unos 10 millones de toneladas de cereales y otros alimentos procedentes de Ucrania y Rusia salieron al mercado ya mediante el acuerdo del grano o la Iniciativa de Cereales del mar Negro, según datos de la ONU.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advirtió de que no renovar el acuerdo «sería muy grave» y que la consecuencia más inmediata sería el aumento de los precios de los cereales.