Latinoamérica tiene aún mucho margen para reformas estructurales, dice la directora del FMI

Por Patricia de Arce |

Washington (EFE).- La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, considera que América Latina tiene aún «mucho margen» para hacer reformas estructurales que darán a la región «más posibilidades de crecimiento».

Además, en una entrevista con EFE, celebró que «muchas voces» de la región se estén alzando para promover políticas de cohesión social e igualdad en Latinoamérica.

«Estamos viendo muchas voces que defienden la importancia de la cohesión en la sociedad, que entienden que la igualdad no es solo un concepto ético sino también un concepto económico y que trabajan por esa igualdad y por tener sociedades más inclusivas», dijo Georgieva en esta entrevista en el marco de las reuniones anuales del FMI y del Banco Mundial.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, habla durante una entrevista con EFE, el 13 de octubre de 2022, en la sede del organismo en Washington (EE.UU.). EFE/Lenin Nolly
La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, habla durante una entrevista con EFE, en la sede del organismo en Washington (EE.UU.). EFE/Lenin Nolly

El pasado martes, en su informe de perspectivas económicas mundiales, el Fondo mejoró sus previsiones de crecimiento de Latinoamérica para este año, en el que calcula un avance del 3,5 % -tres décimas más que en julio-, aunque reduce sus estimaciones para 2023 y solo espera un crecimiento del 1,7%, tres décimas inferior a su anterior cálculo.

El aumento de los costos de endeudamiento por la subida de tipos de interés y la alta deuda son dos de las principales vulnerabilidades económicas a las que tendrán que hacer frente los países de Latinoamérica y el Caribe, según el informe regional del Fondo, que también recuerda que las necesidades de financiación sigue siendo elevadas.

Brasil como ejemplo de política monetaria

En la entrevista con EFE, la directora gerente del FMI no entró a valorar las políticas concretas de ningún país latinoamericano, en un momento en el que están sobre la mesa numerosas reformas.

Sí citó, no obstante, a Brasil, para ponerlo como ejemplo de una economía que leyó pronto las señales y endureció antes su política monetaria.

«Algunos países actuaron muy pronto, reconociendo que necesitan asumir más riesgos para estabilizar la economía, como Brasil, por ejemplo», que logró que su moneda no solo no se depreciara sino se apreciara con respecto al dólar, dijo Georgieva.

Y aunque «actuar pronto ayude», admitió que ha habido muchos países de la región con una inflación muy elevada y que tenían los fondos de contingencia «agotados» por culpa de las medidas que se tuvieron que tomar para atajar la pandemia.

Del mismo modo que hizo esta recomendación para Europa, Georgieva consideró que los gobernantes de Latinoamérica deben tener «mucho cuidado» de mirar cuánto se pueden permitir gastar en ayudas fiscales para sobrellevar la crisis del coste de vida actual.

Margen para más reformas

En cualquier caso, consideró que hay «mucho margen» para que los países acometan reformas estructurales que les permitan contar con más oportunidades para crecer y obtener más recursos.

«En los momentos duros haz lo que te resististe a hacer en los buenos tiempos. Para así conseguir un nuevo ímpetu para crecer», dijo la directora gerente.

Además, Georgieva quiso redundar en un mensaje que los expertos del Fondo han repetido mucho estos días. El de que las medidas urgentes que se deban tomar para hacer frente a esta crisis y ayudar a los más vulnerables no pueden significar aparcar las reformas más profundas y como ejemplo más claro subraya la apuesta por las energías renovables.

«Lo bueno de Latinoamérica es que hay muchas oportunidades que aún no se están utilizando», insistió la directora del Fondo, para quien una de esas oportunidades sería la cooperación regional en materias como la transición ecológica.

YouTube player

Edición web: María Fernanda Rueda D.