La CEOE cree que Canarias puede esquivar la recesión y que el PIB crezca hasta el 3,3 %

Santa Cruz de Tenerife (EFE).- La CEOE de Tenerife estima que Canarias debe intentar eludir la recesión en 2023, que probablemente afectará a todo el entorno, en un año que, si bien estará marcado por la incertidumbre, la economía seguirá creciendo en las islas por encima de la media nacional, en un intervalo comprendido entre el 1,3% y el 3,3%, según las estimaciones de la patronal.

El presidente de la CEOE tinerfeña, Pedro Alfonso, y el director de consultoría de Corporación 5, José Miguel González, han presentado este viernes el informe de coyuntura del tercer trimestre, en el que además se calcula que se podría cerrar 2022 con un incremento del PIB en Canarias del 5,9%.

La recesión técnica (dos trimestres consecutivos de retroceso del PIB) llegará primero a Alemania, luego al conjunto de España y más tarde a Canarias, lo que proporciona un intervalo que se debe aprovechar para introducir incentivos que permitan eludirla o al menos minimizarla, señaló José Miguel González.

El presidente de la CEOE detalló algunos de esos incentivos que proponen los empresarios para eludir la recesión en las islas: reducción temporal y selectiva del IGIC, del Impuesto sobre el Patrimonio y del IRPF.

Los descuentos de 100 millones anunciados por el Gobierno de Canarias en el IRPF, sobre una recaudación de 4.000 millones, «son claramente insuficientes», dijo Alfonso.

«La economía se va desplomando poco a poco, mientras la reducción del desempleo se estanca y, paradójicamente, se incrementa la recaudación pública», dijo el líder empresarial.

Lamentó también el bajo nivel de ejecución pública de las inversiones y que no se pongan medidas contra el absentismo laboral, y a favor de la simplificación administrativa.

El presidente de la CEOE tinerfeña confió en que gracias al sector turístico Canarias pueda evitar entrar en recesión, siempre que no haya «una desestabilización de las rentas» en países como Alemania, Reino Unido y España.

En cuanto al empleo, Alfonso dijo que es la administración pública la que sostiene la contratación en el tercer trimestre.

José Miguel González indicó que el empleo público es el que explica que se hayan alcanzado los niveles de 2019 en el mercado de trabajo, pero alertó de que si el PIB no crece al mismo ritmo significa que lo que cae es la productividad, algo que no ayuda a consolidar las tasas de crecimiento.

Para que el nivel del PIB de 2019 se pudiera recuperar en 2023, el crecimiento de la economía canaria el próximo año tendría que ser del 7,3%, según los cálculos de la CEOE, cuatro puntos más de lo que pronostica en el lado más optimista de la horquilla.

José Miguel González analizó los indicadores de demanda y precio del tercer trimestre y concluyó que en todos «hay cierta estabilización en la evolución», es decir, que se mantiene el crecimiento pero con tasas decrecientes.

Alertó de que aunque aparentemente se esté conteniendo la inflación general, la inflación subyacente, la que excluye los productos frescos y la energía, está en el 6%, un nivel muy alto.

En ese contexto, y dada la política de tipos del Banco Central Europeo, el euribor podría situarse en el 4% en 2023, consideró.

El pronóstico de crecimiento de la economía canaria de entre el 1,3% y el 3,3% en 2023 está de todos modos rodeado de incertidumbres y riesgos, alerta el informe de coyuntura, y la intensificación de la guerra y la posible ruptura de la cadena de suministros es uno de ellos.

Otros riesgos son un endurecimiento de la política monetaria sin una respuesta suficiente en política fiscal, que a se intensifique el control de la deuda y del déficit públicos, sobre todo a partir de 2024, la deficiente gestión de los fondos europeos y la pérdida del ritmo de creación de empleo. EFE