La CEV reclama medidas para evitar el despoblamiento de zonas afectadas por el incendio de Bejís

València, 7 sep (EFE).- La Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV), junto a representantes municipales, reclama medidas que eviten un mayor despoblamiento de las localidades afectadas por el incendio de Bejís (Castellón).

En una reunión mantenida este miércoles, la organización empresarial y los municipios han pedido una mayor inversión en infraestructuras y medidas que eviten también el abandono definitivo de actividades agrícolas, ganaderas y complementarias, informa la CEV.

La presidenta de CEV Valencia, Eva Blasco, ha agradecido en nombre de la patronal autonómica la importante labor realizada por los equipos de emergencia durante el incendio en el que se vieron afectados 9 municipios de la provincia de Castellón y dos de la de Valencia.

Blasco ha calificado asimismo de «prioritaria» la inversión en infraestructuras, ferroviarias y de conectividad, para evitar un mayor despoblamiento de la zona, uno de los principales problemas a los que se enfrenta el territorio y que podría verse acrecentado tras el incendio.

Del mismo modo ha llamado a acelerar el Corredor Cantábrico-Mediterráneo y ha reclamado una mejor movilidad y conectividad para garantizar la equidad en el acceso a los servicios públicos, al tiempo que ha propuesto que las empresas que ayuden a la recuperación de la actividad económica en la zona tengan una fiscalidad diferenciada.

La CEV considera que, además de los daños directos en instalaciones e infraestructuras, «se deben valorar también las pérdidas futuras por el cese del lucro al quedar mermadas o totalmente perdidas las cosechas futuras».

Al respecto, la presidenta de CEV Valencia ha explicado que el impacto económico sobre el tejido empresarial tendrá efectos directos más severos en el sector agrícola, y el impacto ambiental y paisajístico «va a tener efectos indirectos a través del turismo de interior».

Por su parte, el secretario provincial de CEV Castellón, Salvador Serrano, ha coincidido con los representantes de los ayuntamientos en que los municipios afectados ya sufrían un grave problema de despoblación antes del incendio, y ha mostrado su preocupación ante la posibilidad de que «la situación empeore».

Serrano ha llamado a aprovechar el hecho de tener el foco de atención sobre estas poblaciones para que se aprueban medidas que contribuyan a un desarrollo sostenible de la zona con problemas de despoblamiento y con predominio del sector primario.

«Existen múltiples actividades económicas de gestión forestal sostenible, ganadería y agricultura, entre otras, que pueden reactivar la economía», ha considerado Serrano.

Reclama que exista una planificación consensuada en el territorio para que los esfuerzos «sean eficaces y partan de un análisis riguroso que asegure su éxito, atrayendo y fijando al territorio actividad económica y población».

Por último, la CEV se ha ofrecido a hacer un seguimiento de las ayudas concedidas, recabar las principales necesidades del territorio afectado, y actuar como interlocutor ante la Administración para dinamizar la zona. EFE

eb/im