Los CEO de EE.UU. ya ganan de media 399 veces más que un empleado común

Nueva York (EFE).- La compensación de los consejeros delegados de grandes empresas estadounidenses creció un 11 % en 2021 y, de media, es ya 399 veces mayor que la de un empleado común de esas industrias, según un informe publicado este martes por el centro de estudios Economic Policy Institute (EPI).

Esta institución de corte progresista analizó los ingresos de los máximos directivos de las 350 mayores compañías del país, que de media ganaron el año pasado 27,8 millones de dólares, sumados sus salarios y otras compensaciones.

Esa cifra es 399 veces mayor de lo que gana un empleado típico, un nuevo récord histórico, a pesar de que para no distorsionar la realidad el estudio excluyó las ganancias del consejero delegado de Tesla, Elon Musk, que ascendieron a unos 23.500 millones de dólares gracias a la ejecución de opciones sobre acciones de la empresa.

El informe describe cómo ha crecido en las últimas décadas la brecha salarial entre los altos directivos y sus empleados, pues en 1989 los CEO ganaban de media 59 veces más que el trabajador típico.

BILLETES DE DÓLARES
Fotografía de billetes de dólares. EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

Según Josh Bivens, el director de investigaciones del EPI y uno de los autores del informe, las compensaciones «desorbitadas» que reciben los máximos responsables de las empresas suponen una importante contribución a la creciente desigualdad y una que podría limitarse sin dañar al conjunto de la economía.

«Tenemos que poner en marcha soluciones políticas que reduzcan los incentivos de los CEO para extraer concesiones económicas y que limiten su capacidad para hacerlo», señaló en un comunicado.

Entre las opciones que el EPI pone sobre la mesa figuran la de elevar los tipos marginales del impuesto sobre la renta en los tramos más altos, usar las leyes antimonopolio para reducir el poder de mercado excesivo de algunas firmas y generalizar las normas que permiten a los accionistas de una empresa votar sobre la compensación que reciben sus ejecutivos.

En los últimos años, se han puesto en marcha en EE.UU. algunas iniciativas para responder a esta creciente desigualdad; por ejemplo, el regulador bursátil obliga a las compañías cotizadas a informar del ratio de compensación de sus consejeros delegados con respecto a la del trabajador promedio de su firma.

Edición web: Nuria Santesteban