Los vendedores devuelven el tono navideño a Lima tras semanas de protestas

Por Pablo Fernández Cermeño

Lima, (EFE).- Las protestas antigurbernamentales en Lima comienzan a apaciguarse y los comerciantes ambulantes devuelven el color navideño a la capital peruana, mientras retoman su sitio tradicional en las calles para, como cuenta la vendedora Sandra, «recuperar la plata» invertida en la campaña.

En las calles aledañas a la avenida Abancay, foco de las manifestaciones en Lima al desembocar este bulevar en el Congreso peruano, comerciantes ambulantes como Henry cuentan este jueves a EFE que las pérdidas que han supuesto los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y algunos protestantes.

«Han bajado bastante (las ventas). He vendido solo para el pasaje (de bus) y para comer. No he podido ahorrar estos días», cuenta el joven Henry, que sostiene media docena de pantalones que él mismo fabrica y vende de forma ambulante en las céntricas calles de Lima.

Los «problemas políticos» y las ventas de navidad

Vendedores y clientes comercian en una calle de Lima (Perú). EFE/ Bienvenido Velasco

Entre el bullicio de los mercaderes, quienes llaman la atención de los clientes con ingeniosos reclamos, Henry cuenta que en campaña de Navidad vende más, mientras que en enero caen las ventas.

Además, lamenta que, debido a los «problemas políticos» que vive Perú, cayeron sus ingresos durante estas primeras semanas de diciembre.

Esos «problemas políticos» a los que Henry se refiere son las manifestaciones, en algunos casos violentas, desatadas tras el fallido intento de autogolpe de Estado de Pedro Castillo que exigen la destitución de la presidenta, Dina Boluarte, el adelanto electoral, el cierre del Congreso y la convocatoria de una asamblea constituyente.

Dichas protestas suman al menos 27 muertos en todo el país, cinco de ellos menores de edad. Eso sí, ninguna de las víctimas mortales se produjeron en las manifestaciones de Lima.

Ante estos altercados, Henry explica que cuando había manifestaciones en el centro de la capital «no venía, porque es muy peligroso».

Vendedores y clientes comercian en una calle de Lima (Perú). EFE/ Bienvenido Velasco

Al contrario que él, Sandra cuenta que continuó con la venta de sus muñecos de Papá Noel pese a los enfrentamientos a unas cuadras entre manifestantes y agentes de la Policía Nacional de Perú (PNP).

«Bajo (nivel de ventas), con todo lo que ha pasado, bajísimo. Estamos dando al mismo precio la mercadería con tal de recuperar la plata», se queja Sandra en referencia a la campaña navideña mientras negocia el precio de sus muñecos con los clientes que se acercan a su puesto: «120 (soles), mi amor, y este 110».

Esos cerca de 30 dólares suponen para ella una venta muy por debajo de lo esperado.

Sandra, al igual que otros comerciantes de la zona que, como ella, trabajan todo el año en las calles de Lima, espera «al menos, recuperar lo invertido» en los productos navideños.

En este mismo sentido, Alicia, que vende juguetes de forma ambulante, calcula que perdió cerca de 2.000 soles (unos 525 dólares) al verse obligada a cerrar su puesto durante los últimos días.

El último arreón comercial en la victoria

Vendedores y clientes comercian en una calle de Lima (Perú). EFE/ Bienvenido Velasco

Para favorecer la recuperación económica de los comerciantes, la ministra de la Producción, Sandra Belaunde, anunció este viernes que impulsará la seguridad en el gran núcleo comercial de Gamarra, en el popular distrito de La Victoria.

«Hemos venido hoy día a Gamarra para ver los temas de seguridad, tanto para los empresarios como para los ciudadanos. Son épocas muy importantes para los emprendedores y grandes empresarios, por lo que tenemos que resguardarlas», expresó Belaunde en declaraciones a medios locales.

En las seis cuadras a la redonda donde los comerciantes ambulantes de La Victoria se han adueñado de las calles, Víctor también lamenta la escasez de trabajo que ha sufrido en el pequeño puesto donde envuelve regalos al peso.

Vendedores y clientes comercian en una calle de Lima (Perú). EFE/ Bienvenido Velasco

Aún así, afirma que han de aprovechar la campaña navideña ante el aparente parón de las protestas en Lima de cara a las festividades.

Del mismo modo, Adrián dice que espera vender en la tienda de bicicletas en la que trabaja «mucho más de lo normal», algo que asegura que nota, pues cuenta que «la gente está llegando más y está pidiendo más rápido».

Así, los comerciantes ambulantes de Lima mantienen la esperanza en el último arreón de la campaña navideña que, con la llegada de Papá Noel a las casas peruanas en un par de días, está cerca de su fin.