Moda para escapar de la realidad: la apuesta de dos emprendedoras en Cuba

Por Laura Becquer |

La Habana, (EFE).- El «metavelso», donde «cualquier lugar es peor que éste», es el nombre de la nueva colección de una marca de ropa urbana cubana liderada por dos emprendedoras que proponen con sus prendas desconectarse, con sarcasmo y el escapismo, de la difícil realidad social y económica del país.

La línea de la marca Clandestina, que juega con la pronunciación cubana de la promesa de futuro virtual del metaverso, combina sus alusiones a la profunda crisis del país con coqueteos tecnológicos con los Tokens No Fungibles (NFT) incorporados a la ropa y el criptoarte o arte digital.

La española Leire Fernández (d) e Idania del Río, fundadoras de la marca Clandestina, hablan con EFE en la Habana (Cuba). EFE/ Ernesto Mastrascusa

¿Qué es el ‘metavelso’? «Es ese mundo alternativo que te creas para poder seguir adelante en una Cuba que está pasando por un momento muy difícil».

La empresaria española Leire Fernández

La fusión de realidad y futuro virtual que propugna esta colección tienen su culmen este sábado, cuando en el evento de presentación de la colección en La Habana se vinculen los NFT con chips cosidos en 40 prendas de vestir.

Está previsto que la colección se venda a partir de diciembre en Nueva York (EE.UU.) y también a través de la tienda online de Clandestina, indicaron las empresarias.

«Budismo tropical»

Varias personas asisten a la presentación de moda Clandestina en la Habana (Cuba). EFE/ Ernesto Mastrascusa

Desde su creación, Clandestina ha reflejado en pulovers, bolsas y otros accesorios -provocando en ocasiones cierta controversia- la Cuba del «resolver», como explican Fernández y Del Río, ese país donde la gente se las ingenia en el día a día para lograr conseguir las cosas básicas que siempre escasean.

La carestía de productos básicos, de alimentos a combustible y medicinas, se ha convertido en normalidad desde hace ya dos años en Cuba, lo que ha provocado largas filas, un floreciente mercado informal y una espiral inflacionista.

«Estamos en un momento con mucha presión y necesitamos crear esos espacios mentales donde estar bien»

Leire Fernández

La emprendedora española agrega que «en Cuba están los maestros del budismo tropical, ese echar para adelante, el tener muchos problemas y dejar que te resbalen».

«Pero sin romantizar las carencias», acota, a su lado, Del Río.

Otras colecciones previas de esta misma marca de ropa, como «País en Construcción» (2018), «Glorias Deportivas» (2019) y «Calentamiento Global» (2021), siguen la misma filosofía del «budismo tropical», aseguran.

Emprendedoras en la crisis

Varias personas asisten a la presentación de moda Clandestina en la Habana (Cuba). EFE/ Ernesto Mastrascusa

Lanzar esta colección ha sido un desafío para las fundadoras de Clandestina en un contexto de grave crisis marcado, además de por la escasez, por los frecuentes apagones y un éxodo migratorio sin precedentes.

«Este año ha sido muy duro para todos, sobre todo para las emprendedoras», reconoce Fernández. Señala, sin embargo, que también ha sido un momento para «unirse» y fomentar la «sororidad» entre todas.

Del Río, que ejerce de directora creativa en la empresa, apunta que también es importante «romper las barreras de género y sentir que estamos en un espacio donde eso importa, pero lo justo».