Los ministros de la UE continúan negociando las posibilidades de pesca para 2023

Bruselas (EFE).- Los ministros de Pesca de la Unión Europea (UE) continúan negociando las posibilidades de pesca en el Atlántico y el Mediterráneo para el año 2023 este lunes, cuando la presidencia checa va a presentar una primera propuesta de compromiso a los titulares de los Veintisiete.

«Ayer tuvimos negociaciones todo el día y logramos preparar el primer borrador del compromiso que hoy presentaré a los ministros de Agricultura y Pesca», declaró el ministro checo de Agricultura, Zdenek Nekula, cuyo país ocupa la presidencia rotatoria de la UE.

El político se expresó en ese sentido al llegar a la segunda jornada de la reunión de ministros de Pesca y Agricultura de la UE, que comenzó el domingo y podría prolongarse hasta el martes.

En el encuentro, los Veintisiete deben lograr un acuerdo sobre las posibilidades de pesca y las cuotas en el Atlántico y el Mediterráneo para el año 2023.

Los ministros de la UE continúan negociando las posibilidades de pesca para 2023
El ministro checo de Agricultura, Zdenek Nekula, cuyo país ocupa la presidencia rotatoria de la UE. EFE/EPA/Stephanie Lecocq

El domingo, los países, la presidencia checa de la UE y la Comisión Europea mantuvieron ya reuniones y esta mañana Chequia presentará la primera propuesta de compromiso, con el objetivo de que los Veintisiete la puedan respaldar.

«Creo que este primer borrador del compromiso es un buen punto de inicio para alcanzar un acuerdo final, de modo que los pescadores europeos puedan empezar a pescar el 1 de enero de 2023 de acuerdo con las nuevas normas y condiciones», indicó Nekula.

Añadió que las negociaciones seguirán hoy y que las conversaciones continuarán «mientras sea necesario para lograr el consenso final».

Por su parte, el secretario de Estado del Mar de Francia, Hervé Berville, celebró a su llegada a la reunión que la Unión Europea haya logrado un acuerdo sobre las aguas compartidas con el Reino Unido que «permite seguir desarrollando la actividad económica de nuestros pescadores y hacerlo en un marco que es el de la Política Pesquera Común».

El domingo, el ministro español de Agricultura y Pesca, Luis Planas, calificó de «inaceptable» la reducción de días de pesca en el Mediterráneo para 2023 que plantea la Comisión Europea y que se traduciría en tres semanas adicionales en las que la flota no podría salir a faenar.

En junio de 2019 se adoptó un plan plurianual para la pesca demersal en el Mediterráneo occidental que se aplica desde 2020 y que introdujo un régimen de gestión del esfuerzo pesquero para los arrastreros de cara a lograr una reducción global de hasta el 40 % en cinco años.

Los ministros de la UE continúan negociando las posibilidades de pesca para 2023
El ministro de Agricultura español, Luis Planas. EFE/EPA/STtephanie Lecocq

Planas aseguró que con la reducción que plantea para 2023 la Comisión Europea, la flota del Mediterráneo solo podría salir a faenar «aproximadamente 150» días de los 365 que tiene el año.

El ministro hizo referencia a que el Ejecutivo comunitario plantea un mecanismo de compensación que permitiría recuperar un 3 % de los días en los que no se sale a pescar si se dan determinadas condiciones, como la utilización de artes de pesca más selectivos.

Según Planas, el mecanismo de compensación planteado por Bruselas supondría «cuatro días hábiles de pesca suplementarios».
«Pero aquí, yo creo que lo importante es que hemos llegado a un punto de equilibrio en el cual las medidas de selectividad serían mucho más positivas que la reducción de los días de pesca, es decir, podríamos lograr el rendimiento máximo sostenible», expuso.

Sobre el Atlántico, Planas dijo que España solicitará incrementos en las capturas de abadejo y lenguado, así como continuar con los programas científicos experimentales relacionados con la cigala.

En el Atlántico noroeste, Madrid confía en «poder consolidar el avance que se ha llevado a cabo en relación con la merluza sur». Bruselas ha propuesto incrementar las capturas un 10 %.


También consideró un tema «muy significativo» lo relativo a la ampliación de la veda de cualquier actividad pesquera relativa a la anguila de tres a seis meses consecutivos, que en la práctica supondría el cierre de esa actividad pesquera.