El encarecimiento del gas dispara la compra de pélets y chimeneas

Las alternativas a la calefacción de gas de cara al invierno siguen ganando terreno ante al encarecimiento de esta materia prima tras la invasión rusa de Ucrania, lo que está provocando que la demanda de pélets y chimeneas, así como sus precios, se hayan disparado en las últimas semanas.

Según ha explicado este miércoles a EFE el presidente de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), Javier Díaz, la demanda de pélets (aglomerados de serrín prensado que se usan como combustible) se ha anticipado este año y ha sido constante desde el verano, cuando distribuidores nacionales y consumidores particulares han empezado a hacer acopio.

A este anticipo de la demanda se han sumado los pedidos de distribuidores extranjeros a los fabricantes españoles para sustituir el suministro que provenía de Rusia y Bielorrusia, más de 3 millones de toneladas que se han visto afectadas por las sanciones económicas de la UE al Kremlin.

La exportación de pélets se duplica

Avebiom cifra en 300.000 toneladas de pélets el volumen de exportaciones que habrán realizado los fabricantes españoles al resto de Europa cuando finalice el año, el doble de lo habitual, frente a las más de 150.000 toneladas que se importarán este ejercicio, principalmente de Portugal.

Pese a que es complicado anticipar el consumo que se espera este año -la previsión inicial de Avebiom de 807.000 toneladas ya se ha actualizado hasta 865.000-, Díaz asegura que no habrá problemas de abastecimiento de pélet y otros combustibles sólidos.

«Según se comporte el invierno puede haber tensiones y, en algún momento puntual, en alguna zona concreta, puede haber plazos de entrega más dilatados de lo acostumbrado, pero habrá pélet y también otros biocombustibles sólidos como astilla, leña y hueso de aceituna», asegura Díaz.

Los precios suben de forma «muy notable»

Díaz reconoce un aumento «muy notable» de precio que ha sufrido este producto, que un reciente estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) cifra en un 67% respecto al año anterior, con una media de 0,5 euros por kilogramo.

Según Avebiom, el precio medio de un saco de pélet de 15 kilos es actualmente de 8 euros, aunque el rango de precios oscila entre 4 y 10 euros por saco y desde el pasado 1 de octubre cuentan con un IVA del 5%, tras la reducción aprobada por el Gobierno.

Sobre este aumento de precios, sin referirse expresamente al pélet la cadena francesa de bricolaje Leroy Merlin, ha explicado a EFE que el coste de determinados productos se han visto incrementados por el contexto geopolítico e inflacionista actual, aunque está haciendo un esfuerzo para no trasladar este incremento a los clientes.

Chimenea encendida en el salón de un hogar. EFE

Pese a ello, Avebiom defiende que el precio del pélet sigue siendo muy inferior al de cualquier otro combustible fósil o la electricidad, un argumento que coincide con los datos de la OCU, que sitúan al pélet como el combustible mas asequible para calentar una vivienda, solo por detrás de la bomba de calor, con un coste de 545 euros al año.

Díaz aclara que si las condiciones metereológicas se mantienen favorables, el consumo continuara en volúmenes bajos como hasta ahora y el precio del pélet ralentizará su crecimiento, llegando incluso a disminuir.

Las ventas de chimeneas crecerán un 40 % este año

En este contexto, las ventas de chimeneas y estufas para combustibles sólidos también se han incrementado un 30 % en el primer semestre, y se espera que cierren el año con un aumento del 40 % o superior, según la Asociación Española de Fabricantes de Estufas, Chimeneas y Cocinas de Combustibles Sólidos (AEFECC).

Así lo ha explicado a EFE su presidente, Carlos Oliván, que asegura que el sector está «desbordado» ante la demanda registrada principalmente durante agosto y septiembre, provocando que las previsiones de crecimiento del 40 % puedan llegar a quedarse «cortas».

Oliván advierte que el sector no está preparado para crecer al ritmo de la demanda, que responde en su mayoría a las exportaciones de España al resto de Europa, aunque asegura que existe un efecto «papel higiénico», como sucedió durante la pandemia cuando se agotó este producto ante el miedo a un posible desabastecimiento.

Por ello, cree que la demanda se acabará estabilizando en un sector que ya creció un 20 % en 2020 y un 30 % en 2021 como consecuencia de los cambios de hábitos que ha provocado la pandemia.

Edición web: Óscar Tomasi