Representantes de la economía de La Palma dibujan un futuro de ciencia e investigación

Santa Cruz de Tenerife, 7 sep (EFE).- Representantes de la economía y de la empresa de La Palma han defendido aprovechar la reconstrucción tras el volcán para promover que la isla sea un foco de investigación y ciencia que evite la despoblación, la pérdida de talento joven y resolver problemas estructurales anteriores agravados por la erupción.

Lo han planteado en la comisión de estudio del Parlamento de Canarias sobre los efectos de la crisis vulcanológica y reconstrucción de La Palma, en la que han comparecido el economista Pedro Álvarez Rodríguez, Mercedes Hernández Castillo, presidenta de FAEP, y David Fuentes Marante, presidente de Fedepalma.

El economista Pedro Álvarez Rodríguez defendió que lo primero es resolver el problema de la vivienda y abordar el resto de problemas con «tiempo y tranquilidad», porque las administraciones están haciendo un uso abusivo e infundado del concepto de emergencia que dificulta la fiscalización del gasto, la participación ciudadana y el control de posibles irregularidades.

Álvarez Rodríguez lamentó que los proyectos e ideas que aportan el Cabildo y los ayuntamientos buscan conformar «el mismo modelo de desarrollo turístico que está en crisis y está fracasando en otras comarcas del archipiélago», por lo que defendió un giro de 180′ grados en la economía de la isla.

Planteó proteger las coladas y la fajana como recurso cultural, científico y turístico, paralizar las carreteras hasta definir el papel de las infraestructuras de transporte unificar los ayuntamientos del valle en uno solo, proteger el suelo agrícola, sustituir paulatinamente el cultivo del plàtano por un modelo orientado al autoabastecimiento, y concentrar las nuevas camas turísticas dentro de los núcleos urbanos y evitar «el picoteo urbanístico» del suelo rústico.

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Empresarios de La Palma (FAEP), Mercedes Hernández, denunció la falta de coordinación y transparencia de las administraciones o la falta de compromiso con la isla «más allá de mayo de 2023», cuando hay elecciones autonómicas y locales.

Demandó la exclusión de la participación de los representantes empresariales en la toma de decisiones sobre las ayudas, que no han llegado a las empresas de fuera del valle, cuando toda la isla está afectada por las consecuencias económicas de la erupción.

Así mismo, consideró esencial que las 4.000 camas turísticas cerradas no se pierdan definitivamente y que se amplíe la exención de tasas aeroportuarias en 2023.

Mercedes Hernández defendió aprovechar la oportunidad para promover una reconstrucción orientada a la ciencia y la innovación y al respecto reivindicó que el centro vulcanológico nacional tenga su sede en la isla.

El presidente de la Federación de Empresarios de La Palma (Fedepalma), David Fuentes Marante, incidió en que el volcán ha agravado una situación previa de la isla que no era buena, marcada por la despoblación, la doble insularidad y la falta de formación profesional y superior que evita la marcha de los jóvenes y del talento.

Defendió orientarse a promover la innovación y el emprendimiento tecnológico mediante la creación de centros y emprendeduría, así como descentralizar los estudios universitarios, favorecer los estudios de geología, vulcanología, ciencias del mar o astronomía.

También propuso adaptar la formación profesional a las necesidades de las empresas, promover la formación profesional dual, y una bonificación de dos años en las cuotas a la Seguridad Social para reducir el desempleo. EFE