Ricard Camarena remodela el restaurante Habitual y el Bar X de València

València, 13 sep (EFE).- Ricard Camarena ha renovado el restaurante Habitual del Mercado de Colón de València con un nuevo interiorismo, una imagen de marca actualizada y una web rediseñada, así como la terraza del Bar X para que los clientes puedan comer o cenar en la barra de pie.

Habitual mantiene su oferta gastronómica con la base en los productos que llegan de la huerta y en su defensa de todo el Mediterráneo, desde las costas occidentales hasta las más orientales, y ha creado un nuevo lema, «Mediterráneo de raíz», para remarcar su vinculación con el territorio.

Ricard Camarena ha explicado que desde que el concepto nació en 2015, aunque siempre ha tenido una vinculación «muy fuerte» con la huerta, ha ido sufriendo cambios tanto en la propuesta culinaria, en el espacio y en la web, y ahora ha homogeneizado toda la propuesta.

Camarena ha apuntado que la cocina de Habitual, después de siete años, seguirá conectada a la tierra, seguirá siendo «orgánica, consciente y de aprovechamiento sostenible, según informa en un comunicado.

El nuevo interiorismo del restaurante, ubicado en la planta inferior del Mercado de Colón, está firmado por Francesc Rifé, el mismo diseñador que en 2015, y ha pasado de la madera clara de chopo y los bancos corridos a colores en tonos verdes y grises con un sistema de cortinas que permitirá la creación de diferentes ambientes.

Por su parte, el Bar X, situado al lado del restaurante, ha remodelado sus instalaciones y ha mejorado su terraza, con una nueva contrabarra para dar servicio a los clientes que prefieren no esperar, a la hora de comer o cenar, en el caso de que haya cola de espera, para tomar algo rápido.

La última propuesta de Ricard Camarena abrió en noviembre de 2021 y el equipo se dio cuenta de que en momentos puntuales, al no admitir reservas, se generaban algunas colas incómodas para los clientes, de ahí la creación de este nuevo espacio en la terraza.

El local ofrece platos y tapas de toda la vida «revisionados», y una carta de cócteles. EFE

im/cbr