Tres detenidos por resistencia en el desalojo del complejo Casa Lola en Ibiza

Ibiza, 9 ago (EFE).- Tres personas han sido detenidas este martes por resistencia a la autoridad durante el desalojo del complejo turístico ilegal Casa Lola, en Es Cubells (Ibiza), para poder dar comienzo a la ejecución de su derribo, según ha confirmado el Ayuntamiento del municipio de Sant Josep.

Guardia Civil, Policía Local y la comitiva municipal del Ayuntamiento de Sant Josep (Ibiza) han accedido este martes a Casa Lola, para iniciar el derribo de este complejo turístico ilegal de Es Cubells, edificado sin licencia y fuente de conflictos con los vecinos por sus multitudinarias fiestas. En la imagen, varias personas abandonan el complejo. EFE/ Sergio G. Cañizares

Los tres arrestados son hombres y, al parecer, dos de ellos se encontraban alojados en el complejo. El tercer detenido es un supuesto empleado de Casa Lola.

Guardia Civil, Policía Local y la comitiva municipal del Ayuntamiento de Sant Josep (Ibiza) han accedido este martes a Casa Lola, para iniciar el derribo de este complejo turístico ilegal de Es Cubells, edificado sin licencia y fuente de conflictos con los vecinos por sus multitudinarias fiestas. En la imagen, un agente de Policía vigila el complejo. EFE/ Sergio G. Cañizares

Asimismo, una veintena de turistas procedentes de México han sido desalojados del establecimiento por la Guardia Civil. Habían alquilado la casa por dos semanas y se encontraban en el interior cuando la comitiva municipal y las fuerzas de seguridad han accedido a primera hora de la mañana para iniciar la demolición.

Para acceder al recinto, dos agentes de la Guardia Civil han saltado la valla de la propiedad, al tiempo que un cerrajero ha abierto la puerta principal para permitir el acceso de los representantes municipales, que se han traslado hasta el complejo para hacer cumplir la orden judicial de derribo.

En el operativo participan una veintena de agentes de la Agrupación de Reserva y Seguridad (ARS) de la Guardia Civil y efectivos de la Policía Local, que cubren las entradas de la vivienda.

Casa Lola es un complejo turístico ilegal edificado sin licencia y fuente de conflictos con los vecinos por sus multitudinarias fiestas.

En total se prevén derribar 1.104 metros cuadrados, entre terrazas abiertas y cubiertas, 4 edificaciones anexas, 8 volúmenes en planta baja, 3 piscinas, un depósito de agua, una cisterna en construcción y cimientos de otro anexo, así como varios muros de cierre de parcela y de divisiones interiores, que en total ocupan 1.892 metros cuadrados.

A pesar de los recursos interpuestos por la propiedad para evitar la demolición, el último rechazado por una resolución del Tribunal Supremo, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Palma autorizó el 21 de julio la entrada al complejo turístico para la ejecución del derribo.