Vox quiere reabrir la central nuclear de Garoña (Burgos)

Valladolid, 5 sep (EFE).- El grupo parlamentario de Vox en las Cortes de Castilla y León quiere que la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), parada desde diciembre de 2012 y cerrada definitivamente en julio de 2013, vuelva a ponerse en funcionamiento, por lo que este martes registrará una proposición no de Ley en la que solicita con carácter urgente a la Junta que estudie la viabilidad de su reapertura.

El vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, ha considerado en varias ocasiones que su cierre no fue una decisión acertada y su apuesta es implantar un mix energético que permita hacer frente a la subida de los costes energéticos.

Mientras la Junta aún analizan las posibilidades de recurrir ante el Tribunal Constitucional el decreto de ahorro energético del Gobierno central, los socios de Gobierno (PP-Vox) lamentan que en las circunstancias actuales Castilla y León y España hayan perdido en los últimos años las aportaciones al mix energético de las centrales térmicas y la central nuclear de Garoña, en Burgos.

El presidente, Alfonso Fernández Mañueco, ha manifestado este mes de agosto que desde Castilla y León ya se avisó de que el cierre de las minas, de las térmicas y de la central nuclear de Garoña fue un error «gravísimo» y ha argumentado que España tiene hoy más dependencia energética del exterior.

Por otra parte, la Junta de Castilla y León ha detallado la batería de medidas propuestas al Gobierno central dentro del marco del decreto ley de ahorro energético, que incluye mantener las centrales nucleares activas, pero no habla de la reapertura de las ya cerradas, como es el caso de Garoña.

En el documento, la Junta plantea la reprogramación del calendario de cierre de las centrales nucleares, dentro del debate abierto por la Comisión Europea en esta materia.

La central nuclear Santa María de Garoña está situada en la mancomunidad de municipios de Valle de Tobalina en el margen izquierdo del rio Ebro en la provincia de Burgos.

En la actualidad, se encuentra en situación de cese definitivo una vez que el 3 agosto de 2017 se publicó en el Boletín Oficial del Estado la orden del entonces Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (Minetad), por la que se denegó la solicitud de renovación de la autorización de explotación.

Previamente, en 2013 se declaró el cese de la explotación de esta instalación, que no ha vuelto a estar en operación desde el 16 de diciembre de 2012, cuando el titular efectuó una parada programada y la descarga de los elementos combustibles del núcleo del reactor a la piscina de almacenamiento de combustible gastado.

Desde entonces, el titular ha reanalizado los sistemas necesarios para mantener las funciones de seguridad requeridas en la situación de cese definitivo.

Las labores de desmantelamiento total de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) están previstas que concluyan en el año 2030.EFE

grg