Puigdemont dice que no hay ultimátum a ERC pero pide que cumpla lo «firmado»

Viena (EFE).- El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont ha asegurado hoy que su partido, JxCat, no ha lanzado un ultimátum a ERC, pero ha insistido en que sus socios de gobierno deben cumplir lo firmado.

«No es un ultimátum. Firmamos esto, que no se ha respetado y es el momento de hacer algo», ha asegurado Puigdemont durante una conferencia en la Central European University de Viena.

«No soy el presidente del partido y no quiero involucrarme en las conversaciones entre Esquerra y Junts, pero es normal que Junts pida el respeto del acuerdo», ha insistido.

Puigdemont ha afirmado que los dos partidos acordaron negociar con el Estado español una solución política, coordinar los esfuerzos de los dos grupos parlamentarios en el Parlamento español y «trabajar juntos para crear una nueva dirección unida sobre como dar los siguientes pasos».

El eurodiputado ha asegurado que «cómo debe actuar el movimiento pro independencia catalán debe ser decidido juntos».

«Espero que esa será al final la respuesta de Esquerra Republicana. Creo que respetarán el contrato. No tengo dudas de que, por el interés común, respetará el acuerdo», ha dicho.

Puigdemont ha hecho esas declaraciones durante una conferencia sobre estatalidad y soberanía, ante un auditorio de unas 100 personas, principalmente estudiantes de la CEU y académicos, durante la que ha justificado y explicado el movimiento independentista catalán.

Puigdemont se ha referido al referéndum ilegal de independencia de Cataluña, convocado bajo su presidencia, y del que el próximo 1 de octubre se cumplen cinco años y ha aseguró que aquella convocatoria se debió a la negativa del Gobierno español de pactar una consulta o nuevos acuerdos de financiación.

«Fallaron todos los intentos de mejorar nuestro autogobierno. No tuvimos otra opción. La única opción fue organizar un referendo», ha asegurado.

Puigdemont ha negado que el referéndum de 2017 fuera un fracaso y ha afirmado que permitió al Parlamento catalán lanzar la declaración de independencia.

«No necesitamos convocar un nuevo referéndum o una nueva declaración de independencia. La única manera de organizar un nuevo referéndum es si las autoridades españolas aceptan acordar con el Gobierno catalán uno nuevo y vinculante», ha afirmado Puigdemont.

Preguntado por la posibilidad de una radicalización del movimiento independentista, Puigdemont ha reconocido que «siempre hay un riesgo» pero también ha asegurado que ese sector es sólo una minoría.

«No hay sitio para la violencia o el radicalismo», ha dicho.

«Después de cinco años de represión, hay enfado y hay gente decepcionada, incluso con las instituciones y políticos catalanes», ha reconocido Puigdemont, que ha asegurado que, pese a eso, la «reacción es pacífica».