Un grupo de alumnos en una imagen de archivo. EFE/Dean Lewins

34.000 alumnos se quedan sin plaza de informática en España

Madrid (EFE).- El sistema universitario ha dejado fuera desde el curso 2015-2016 a 33.999 jóvenes que pidieron estudiar un grado de informática y, pese al crecimiento de la oferta de plazas en un 14%, la demanda lo ha hecho en un 43% y se han quedado sin cubrir 10.500 vacantes de perfiles técnicos en España en 2022.

Así lo concluye el “V Estudio Empleabilidad y Talento Digital”, presentado hoy lunes por la Fundación Vass y la Fundación de la Universidad Autónoma de Madrid, en el que han participado expertos de 47 compañías e instituciones, 29 universidades y un millar de docentes y estudiantes de estas ramas de conocimiento.

Pese al crecimiento “histórico” del 13,6 % en el número de profesionales y técnicos TIC en 2022, “las empresas podrían crear aproximadamente un 15% más de empleo si hubiera perfiles adecuados y disponibles”, ha explicado el presidente de VASS y Fundación VASS, Javier Latas, durante la presentación del análisis.

El sector de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) ha crecido un 19,8% desde 2020, empleando a más de 650.000 profesionales al comienzo de este año 2023, sin embargo “un 61% de las empresas que buscaban especialistas TIC en 2022 tuvieron dificultad para cubrir sus vacantes, y se estima que hasta 10.500 posiciones técnicas nuevas se quedaron sin cubrir en ese mismo año”.

Un usuario en el teclado de un ordenador.
Un usuario en el teclado de un ordenador. EFE/Angel Díaz

Además, “existe un desequilibrio entre la oferta y la demanda de plazas universitarias, con casi 7.000 vocaciones que no pudieron tener acomodo en las carreras de informática en curso 2021-22 (se acumulan más de 33.000 desde 2015/2016”, ha destacado Antonio Rueda, director de la Fundación VASS durante el acto de presentación.

La demanda crece más del 43 %

A pesar del aumento del 13,9 % en el número de plazas ofertadas, la demanda ha crecido más del 43 %, lo que ha llevado a que “miles de jóvenes tengan que buscar alternativas o itinerarios diferentes”, ha añadido.

Respecto al horizonte de la empleabilidad entre los especialistas TIC, la brecha de género “sigue siendo un aspecto preocupante”, de modo que entre 2011 y 2022 ha bajado la presencia de mujeres y hoy apenas son un 15% del total; dos puntos menos que hace una década, pese a tener mejores notas y tardar menos que los hombres en completar sus estudios universitarios de informática.

Según este informe, se observa también una desconexión entre los conocimientos adquiridos en la universidad y las demandas del mercado laboral, especialmente en áreas como programación en Java, auditoría y gestión de seguridad, web 3.0 y realidad virtual y aumentada.

“Esto indica la necesidad de evolucionar los planes de estudio o proporcionar formación complementaria para facilitar la transición de los egresados al mundo laboral”, ha destacado Rueda.

El estudio hace hincapié en desafíos a los que se enfrenta el sistema educativo español y la universidad como altas tasas de abandono, falta de claridad vocacional entre los estudiantes y limitaciones en recursos para actualizar las competencias.