Una mujer se protege del sol con un paraguas en el exterior de la Mezquita de Córdoba este domingo. EFE/Rafa Alcaide

La mortalidad aumentó un 20 % entre mayo y agosto de 2022 a causa del calor extremo

Madrid (EFE).- Entre mayo y agosto de 2022 fallecieron 157.580 personas, un 20,5 % más que en 2019, sobre todo por enfermedades crónicas de riesgo ante las altas temperaturas, que además provocaron directamente más del doble de fallecimientos por golpes de calor y deshidratación que tres años antes.

En concreto, entre la primavera y el verano pasados, cuando se pulverizaron los máximos históricos de temperaturas, se produjeron 122 golpes de calor mortales frente a los 47 de 2019, lo que supone un incremento del 159 %, y 233 casos de deshidratación, que subieron un 113,7 % respecto de los 109 del año prepandemia.

Así, ambas causas provocaron 355 decesos, un 89 % más que en 2021, cuando fueron 189, según la Estadística Defunciones por Causa de Muerte publicada este martes por el INE.

Pese a que son datos provisionales, vienen a confirmar la letalidad del mes de julio del año pasado a la que apuntaron las proyecciones del Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III, que calcularon una sobremortalidad de más de 20.000 muertes el verano pasado: solo ese mes, y ya con datos reales, las defunciones aumentaron un 32,8 % (10.991 más). El incremento fue mayor en los mayores de 75 años.

Casi la totalidad de las causas naturales de muerte más frecuentes y las causas externas aumentaron, aunque los mayores picos se dieron en patologías crónicas previas consideradas de riesgo ante situaciones de altas temperaturas, señala el INE, que recuerda que este periodo comprendido de mayo a agosto fue calificado de extremadamente cálido por el informe climático de la Aemet.

El verano fue más mortal en Ceuta, Canarias y Baleares

De esta forma, los mayores aumentos de la mortalidad se produjeron en las enfermedades hipertensivas, que se dispararon un 36,9 % hasta las 4.986; la diabetes (31,2 %, 3.840 decesos) y el trastorno senil y presenil (19,8 %, 8.019 fallecimientos).
Además, se registraron 12.089 defunciones por covid-19 frente a las 6.714 registradas en el mismo periodo de 2021, si bien en el conjunto anual disminuyó.

La mortalidad ese verano aumentó en todas las comunidades, pero mucho más en Ceuta (39,9 %); Canarias (26,8 %) y Baleares (26,1 %), seguidas muy de cerca por Murcia (25,9 %), Extremadura (25,4 %) y Andalucía (23,4 %).
Por enfermedades, donde más se incrementaron las muertes por patologías hipertensivas fue Murcia, donde casi se duplicaron (93,9 %).

La mayor subida de diabetes se dio en Galicia (116,2 %), mientras que el de los trastornos mentales senil y presenil se registró en Andalucía (38,1%).

Las enfermedades circulatorias se mantienen como primera causa

En total, el año pasado murieron 463.133 personas, 12.389 más que en 2021 (un 2,7 % más), de los que 233.690 eran hombres y 229.443 mujeres, lo que se traduce en un incremento del 1 % y un 4,6 %, respectivamente.

Las enfermedades del sistema circulatorio estuvieron detrás del 26 % de los decesos, con lo que se mantuvieron como primera causa de muerte con una tasa de 252,2 fallecidos por cada 100.000 habitantes, seguidas de los tumores, que representaron el 24,8 % con una tasa de 239,8, y las respiratorias (9,3 % y tasa de 89,9).

Respecto al año anterior, los fallecimientos por enfermedades del sistema respiratorio aumentaron un 20,9 %, las del circulatorio un 1,2 % y los que fueron consecuencia de tumores, un 0,9 %.

Aunque hay diferencias por sexos, ya que los tumores fueron la primera causa de muerte en los hombres (con 289,4 fallecidos por cada 100.000 hombres) y la segunda en mujeres (con 192,1 por cada 100.000 mujeres), mientras que las enfermedades del sistema circulatorio fueron las más letales para ellas (261,9 muertes por cada 100.000) y la segunda entre ellos (242,1).

Las respiratorias fueron la tercera causa de muerte en ambos sexos, un 15,6 % en los hombres y un 28,4 % en las mujeres.

Por comunidades, los aumentos de la mortalidad fueron mayores en Canarias (18,5 % más que en 2019), Baleares (16,6%) y Murcia (13,7%); atendiendo al grupo de enfermedades, las defunciones por las hipertensivas subieron más en Murcia (75,1 %), por diabetes en Galicia (72,3 %) y por trastornos mentales senil y presenil en País Vasco (17,6 %).

La mortalidad por covid-19 cae un 20%

Si se compara con el año prepandemia, las muertes se incrementaron un 10,6 % hasta las 44.430; por sexos, la subida fue del 9,9 % en caso de los hombres y del 11,4% entre las mujeres.

La covid-19 virus identificado fue la causa de muerte más frecuente en 2022, con 31.559 personas fallecidas, una cifra que supone, no obstante, un 20 % menos que en 2021.

Por detrás se situaron las enfermedades isquémicas del corazón (con 28.687 defunciones, un 0,6 % menos) y las enfermedades cerebrovasculares (con 24.558, un 1,2 % menos).

Entre las enfermedades más frecuentes, las causas de muerte que más aumentaron fueron la neumonía (28,6 %), la demencia (10,8 %) y las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores (8,5 %).