La borrasca 'Patricia' ha llegado a Cantabria con una bajada de temperaturas y lluvias. EFE/ Román G. Aguilera

La borrasca Patricia provoca un descenso de temperaturas y precipitaciones en el norte de la península

Madrid (EFE).- La presencia de una borrasca, nombrada Patricia por los meteorólogos franceses, provocará una bajada de temperaturas que se notará en buena parte de la península y Baleares los dos próximos días, con un descenso de unos diez grados aproximadamente en relación a los días anteriores y precipitaciones en la franja cantábrica y puntos del noreste peninsular.

La diferencia de presión atmosférica entre el anticiclón de Azores, en el Atlántico, y la influencia de la borrasca Patricia generará la entrada de vientos del noroeste, provocando un descenso de temperaturas que, a pesar de ser mayor en el norte peninsular, dejará valores más cálidos en el resto del territorio, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Las temperaturas máximas en el norte descenderán este jueves y se alcanzarán valores entre 21 y 25 grados en ciudades como Oviedo (21), Vitoria, Lugo, Pamplona y Santander (22), Bilbao, Pontevedra y León (24) y Logroño (25 grados).

Las mínimas descenderán hasta los 9 grados en León, y no muy lejos estarán Burgos (11), Palencia y Vitoria (12), Ávila, Lugo, Pamplona, Valladolid y Zamora (13) y Pontevedra, Salamanca y Soria (14).

En el sur de la península seguirá haciendo calor

No obstante, la influencia de la borrasca Patricia, bautizada por el servicio meteorológico francés Météo-France, no se dejará notar tanto en el sur peninsular, donde los valores -a pesar del descenso térmico- seguirán siendo altos, especialmente en zonas del interior sudeste, Guadalquivir y litoral de Málaga, y se podrán llegar a registrar hasta 39 grados en Córdoba y Murcia.

Según la Aemet, este jueves habrá precipitaciones en puntos de Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra, Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares, pero no serán abundantes, aunque en el Cantábrico oriental podrán prolongarse a lo largo de todo el día.

La borrasca Patricia provoca un descenso de temperaturas y precipitaciones en el norte de la península
Cantabria se ha visto este jueves afectada por la borrasca ‘Patricia’. EFE/ Román G. Aguilera

Se podrán registrar chubascos y tormentas localmente fuertes en el litoral de Tarragona, sur de la Comunidad Valenciana y oeste de Baleares y tormentas en algunas zonas de los Pirineos, Sistema Ibérico y Baleares, así como zonas aisladas del este peninsular.

Los vientos que entran del noroeste provocarán fenómenos costeros en Asturias, Baleares, Cantabria, Cataluña, y País Vasco.

En el norte de las Islas Canarias se registrarán intervalos de nubes bajas, sin descartar alguna lluvia débil aislada en las de mayor relieve, y podrán ir acompañadas de calimas altas, que tenderán a remitir.

Sin cambios para el viernes

Según la Aemet, el viernes la situación será similar, con probabilidad de chubascos y tormentas localmente fuertes en el nordeste de Cataluña y en Baleares y de precipitaciones intensas y/o persistentes en la cornisa cantábrica.

Además, serán probables chubascos dispersos en el sudeste y Comunidad Valenciana, así como precipitaciones débiles en Málaga.

Las temperaturas el primer viernes de agosto ascenderán en el tercio oeste peninsular y se registrarán descensos en el resto del país, que será notables en el interior sudeste peninsular, Ibérica oriental y Pirineos.

En el valle del Guadalquivir y en Huelva es probable que se superen los 35 grados.

El viento soplará de componente norte en gran parte de la Península, con intervalos de fuertes en los litorales y será de poniente rolando a levante en el Estrecho. En Canarias habrá alisios, con intervalos de fuerte.

De cara al fin de semana, la temperatura volverá a subir, con valores más propios del verano y un ascenso de entre 6 y 8 grados en la mitad norte peninsular en relación a los valores del viernes.

En Andalucía, Extremadura, este de Castilla-La Mancha las temperaturas serán altas y podrán superar los 40-42 grados en los valles del Guadiana y del Guadalquivir, según la Aemet.