Altos cargos aseguran que al hablar de sexdopaje intentaban prevenir las ETS

València, 13 sep (EFE).- El director del Instituto Valenciano de la Juventud, Jesús Martí, y la directora general de Salud Pública de la Generalitat, Ofelia Gimeno, han explicado este lunes ante el juez que las acciones de ambos departamentos en las que se mencionaba el sexdopaje o «chemsex» iban orientadas a la prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Ambos han comparecido hoy en calidad de investigados por un presunto delito contra la salud pública por «promover el ‘chemsex’ (sexdopaje), o sexo con drogas, entre jóvenes a través de las redes sociales de la institución pública», según la acusación que ejerce Abogados Cristianos.

El concepto de sexdopaje está vinculado con el consumo de sustancias estupefacientes en el contexto de determinadas prácticas sexuales.

La citación del juzgado para los dos altos cargos ha llegado tras la querella interpuesta por la Fundación Española de Abogados Cristianos, que acusa a ambos altos cargos de «promocionar el ‘chemsex’ en sus redes sociales y de financiar una aplicación de contactos para realizar esta práctica».

La asociación denunciante informó al juzgado de que la Dirección de Salud Pública otorgó una subvención al Comité Ciudadano Antisida de la Comunitat Valenciana de 5.496 euros para el desarrollo de una «aplicación de contactos para HSH (hombres que tienen sexo con hombres) y usuarios de chemsex».

En el segundo caso, se acusa al Instituto Valenciano de la Juventud (IVAJ) de publicar en sus perfiles de redes sociales una guía donde «se fomentaba la práctica del ‘chemsex'» acompañada de comentarios como «todo está bien siempre que esté controlado. En el momento que se pierde la conciencia deja de ser una práctica segura» o «conocer a la persona que te proporciona las drogas puede darte cierta seguridad de que las drogas sean lo más puras posibles».

El director del IVAJ, Jesús Martí, ha explicado tras declarar ante el juez que las acciones relacionadas con la educación afectivo-sexual van en la línea de otros países modernos y en el caso concreto del «chemsex» se enmarcan en la idea de «reducir los daños».

«Es una completa falsedad que el IVAJ haya promocionado las drogas y el sexo, mucho menos entre menores, sino que son acciones informativas y de sensibilización para llegar a determinadas franjas de edad que usan las redes y reducir los daños y el riesgo del «chemsex», que nos guste o no se practica», ha agregado.

El letrado de Abogados Cristianos José María Fernández ha explicado a EFE que los dos altos cargos únicamente han respondido a las preguntas del juez y su letrado, de modo que esta parte únicamente ha dejado constancia de las cuestiones que deseaba plantear.

Según ha explicado esta parte, el director del IVAJ «ha reconocido en su declaración que el contenido de la citada guía era inapropiado y que incluía malos consejos», aunque lo ha justificado en que «se intentaban prevenir contagios».

Igualmente -según la versión de los Abogados Cristianos- Ofelia Gimeno ha insistido en que la finalidad de la mencionada aplicación era evitar contagios.

Abogados Cristianos ha informado de que seguirá adelante con la acción judicial por un supuesto delito contra la salud pública recogido en el artículo 361 del Código Penal y que está relacionado con el uso, fabricación, ofrecimiento, etcétera, de medicamentos que carezcan de la necesaria autorización legal, que contempla multas de seis meses a un año.

El juez instructor deberá decidir ahora si sigue adelante con el procesamiento de estos dos altos cargos o bien pone en práctica nuevas diligencias o archiva la causa.

Desde la Conselleria de Sanidad no se ha realizado ningún comentario tras la declaración de Ofelia Gimeno.