Bolaños: La tensión entre Cataluña y el resto de España es ya historia

Madrid (EFE).- El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, ha subrayado este domingo que la tensión que se vivió en Cataluña y España en 2017 «ya hoy es historia» y el futuro pasa por el diálogo, el entendimiento y el «ser capaces de mirarnos a los ojos y buscar lo que nos une».

Bolaños se ha manifestado así en una comparecencia en Ferraz sobre la movilización unitaria que han convocado el Consell de la República, la Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural el 19 de enero en Barcelona, con motivo de la cumbre hispano-francesa.

«El proceso soberanista ha terminado», ha zanjado el ministro, que ha añadido que «eso no lo dice el Gobierno de España ni lo dice el PSOE, lo dicen los líderes independentistas». «Y quien quiera estar -ha proseguido- en el problema y no en la solución, él verá».

Para el Gobierno, «se ha pasado página», y hoy el futuro es el diálogo, es «el entendimiento, es que seamos capaces de mirarnos a los ojos y de buscar lo que nos une. Y, en ese camino, avanzar», ha concluido.

El Gobierno cree que ya no hay urgencia en la propuesta para renovar el TC

Sobre otros asuntos, Bolaños ha señalado que con la renovación del Tribunal Constitucional que se materializará este lunes «ya no hay urgencia» en la proposición de ley en la que estaban trabajando los grupos parlamentarios, pero que en todo caso les corresponde a ellos decidirlo.

Lo ha hecho al ser preguntado si el Gobierno renunciaba ya a culminar la propuesta para cambiar el sistema de nombramientos una vez los cuatro nuevos magistrados propuestos por el Gobierno y por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), jurarán o prometerán su cargo mañana ante el rey.

«Es una decisión que corresponde a los grupos parlamentarios: está claro que después de la renovación que se va a materializar mañana ya no existe urgencia, pero en todo caso es una decisión que corresponde a los grupos parlamentarios y tendrán que adoptarla en ese foro», ha recalcado.

Finalmente, el ministro ha criticado al PP por parecerse «cada vez más a Pierre Nodoyuna», el popular villano de dibujos animados, deseando siempre que «las cosas vayan mal» y augurando «falsedades y presagios desastrosos» que nunca se cumplirán.