Caso Imelsa: El tribunal condena a 7 años de prisión al «Yonqui del dinero» y absuelve al PP

Valencia (EFE).- La Audiencia Provincial de Valencia ha condenado, por delitos de prevaricación, malversación y falsedad, a siete años y 10 meses de prisión al exgerente de la empresa pública de la Diputación de Valencia Imelsa y autodenominado Yonqui del dinero, Marcos Benavent, en el primero de los juicios del caso Imelsa, en el que el PP -responsable civil- y el exvicepresidente de la Diputación Juan José Medina han quedado absueltos.

El tribunal no considera acreditado que los servicios prestados por la entidad Themática Events SL en las elecciones municipales de Moncada y de Vilamarxant de 2007 y en las elecciones generales de 2008 «hayan sido financiados con cargo a sobrecostes en la facturación emitida en nombre de la entidad Themática Events SL a la entidad Imelsa por otros conceptos».

Este juicio quedó visto para sentencia el pasado mes de junio y fue el primero de la macrocausa conocida como caso Imelsa, que posteriormente ha tenido derivadas en el Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat Valenciana, y que se inició con unas grabaciones que hizo Benavent y que fueron entregadas a la Justicia por su exsuegro en 2014.

La sentencia absuelve a todos los procesados por supuestos delitos relacionados con las campañas del PP en las municipales de 2007 y las generales de 2008, incluido el partido, que fue procesado como responsable civil subsidiario.

Las condenas

El que fue socio de Marcos Benavent, Rafael García Barat, ha sido condenado a 9 años y 2 meses de cárcel por la adjudicación irregular del servicio de Bibliobús y el espectáculo Metamorphosis del MuVim; la funcionaria de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Valencia Francisca Tamarit ha sido condenada a 5 años y 6 meses por la adjudicación del Bibliobus y Jaime José Úbeda, también socio de Benavent, a 3 años y un mes de prisión por las irregularidades en Metamorphosis y por blanqueo de capitales en la firma Berceo, que compartía con el «yonki del dinero».

Otro de los socios de Benavent, José Estarlich, ha sido condenado a 7 meses y una multa de 50.000 euros, y los empresarios José Antonio Toledo y Francisco Javier Márquez a 10 y 5 meses de prisión, respectivamente.

Se avalan las grabaciones

El tribunal avala las grabaciones que efectuó Benavent durante años y que dieron inicio a esta causa, e inadmite todas las dudas que sembraron las defensas sobre la custodia, volcado y posible manipulación de las mismas.

«Se concluye que las transcripciones de las grabaciones realizadas por el Sr. Benavent Vicedo de conversaciones particulares en las que intervenía, se corresponden con el material efectivamente entregado, tanto en el pendrive Kingston, como en el pen drive Intenso», señala el tribunal en su sentencia, una cuestión que vuelve a estar de actualidad por haber sido planteada de nuevo por las defensas que actúan en el segundo de los juicios del caso Imelsa, que comenzó este lunes.

«Una vez efectuada la grabación en el servidor de los equipos de la UCO, se trabajó en todo momento con copias. Los pendrives están incorporados a las actuaciones, tanto el aportado por doña Rosa (Pérez Garijo), como el aportado por don Mariano (López, exsuegro de Benavent), habiéndose comprobado que los audios de las presentes actuaciones son coincidentes».

El tribunal concluye que «a partir de la salida del acusado Marcos Benavent de la Fundación Jaume II, en julio de 2007, y su incorporación a la empresa pública Imelsa, la entidad Themática Events -de la que era copropietario junto con García Barat- empezó a recibir contratos públicos de Imelsa, sin expediente administrativo, ni publicidad».

Marcos Benavent tras conocer su condena: No esperaba este castañazo

Marcos Benavent ha asegurado este martes, tras conocer la sentencia que «no esperaba este castañazo» y ha confiado en que un futuro recurso logre una rebaja de la condena.

Sobre su posible entrada en prisión, Benavent ha admitido que no quiere que eso ocurra y que confía en el recurso. «Que entren los malos -ha bromeado-. Como si quieren pedirme 800 años».

Preguntado por si cree que habría resultado mejor para él mantener una actitud colaboradora con la Justicia, como hizo en el inicio del caso, Benavent ha respondido que no: «Hubiesen condenado a muchos y quizá alguno que ha sido absuelto estaría condenado».

«Hemos destrozado a mucha gente, por eso vuelvo a pedir perdón; mi anterior defensa era salpicar y perjudicar al mayor número de personas», ha asegurado antes de insistir en la manipulación de las grabaciones que hizo durante años y que dieron origen a esta causa.