García Magán, secretario general de la CEE: la Iglesia debe estar de parte de la víctima de abusos

Madrid, (EFE).- El nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), César García Magán, ha manifestado su compromiso «serio y sin fisuras» en la lucha contra los abusos en el seno de la Iglesia y ha sido tajante en su postura: «Siempre hay que estar de la parte de la víctima».

En la que ha sido su primera rueda de prensa, poco después de ser elegido por mayoría absoluta y en primera votación por la Asamblea Plenaria de la CEE, García Magán ha asegurado que el trabajo de prevención y acompañamiento a las víctimas de abusos sexuales «se va a incrementar».

«La Iglesia se ha visto afectada, contaminada, manchada por ese problema social… Hay un compromiso muy serio y sin fisuras por una transparencia, por la acogida. Siempre hay que estar de la parte de la víctima, de quien ha sufrido, como hizo Jesucristo», ha manifestado el nuevo secretario general de la CEE a preguntas de los periodistas.

César García Magán, nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal
César García Magán, tras ser elegido nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal. EFE/Luis Millán

García Magán, obispo auxiliar de Toledo, ha calificado de «lamentables, reprobables y condenables» los abusos en la Iglesia y ha dicho que un solo caso ya sería execrable.

El sucesor de Luis Argüello en la Secretaría General de la CEE no ha aclarado aún si ejercerá las labores de portavoz, como viene siendo habitual, y preguntado por si es más conservador o más progresista, se ha remitido al Evangelio.

«¿El Evangelio es conservador o progresista? Depende porque la doctrina social de la Iglesia tiene propuestas que ni siquiera el partido más radical de izquierdas se atrevería a sumir», ha respondido.

Y se ha referido a la pastoral de caridad, la acogida a inmigrantes o la no discriminación a nadie por ninguna razón. «¿Eso es ser progresista? No lo sé». «Y la defensa de la vida, apostar por la familia y la importancia de la educación ¿es ser conservador? No lo sé. Todo cabe dentro del Evangelio».

En cuanto a la relación con el Gobierno, ha señalado que esta iniciativa le corresponde al presidente de la CEE pero ha recordado que el diálogo está abierto «con buenos resultados», y que, «como todo, puede ser intensificable y mejorable».

«Dedicación y vocación de servicio»

García Magán, de 60 años, asume el cargo con «dedicación y vocación de servicio», con el objetivo de trabajar, no solo para los obispos sino también para todas las Iglesias particulares y para todas las realidades eclesiales, congregaciones religiosas y laicos.

«Vengo a escuchar, a aprender y a aportar mi pequeño grano de colaboración», ha señalado el nuevo secretario general, que asume el proyecto de Iglesia del pontífice, con el que está dispuesto a trabajar en colaboración con los obispos diocesanos.

Ha elogiado la pluralidad existente dentro de la Iglesia, que ha comparado con las vidrieras de la catedral de Toledo. «Son bellas por la pluralidad de formas, de colores y de diseños diversos trabados en una unidad».

Y ha explicado que su larga experiencia en el ámbito de la diplomacia le permite ir «con las luces largas» y contemplar a la Iglesia en su pluralidad.

Experiencia diplomática

La Asamblea Plenaria ha elegido este miércoles a García Magán como nuevo secretario general de la CEE en sustitución de Luis Argüello, cargo que ejercerá durante los próximos cinco años.

El nuevo secretario general destaca por su experiencia diplomática ya que estuvo al servicio de la Santa Sede desde 1991 a 2007, primero como oficial de la Secretaría de Estado (sección para los Asuntos Generales) y, posteriormente, como secretario y consejero de las Nunciaturas Apostólicas en Colombia, Nicaragua, Francia y Serbia.

Se ha impuesto a los otros dos candidatos presentados por la Comisión Permanente de la CEE, el obispo auxiliar de Valencia, Arturo Ros, y el vicesecretario general para Asuntos Económicos de la CEE, Fernando Giménez Barriocanal.

El nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), César García Magán
El nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal , Cesár García Magán, en una comparecencia hoy. EFE/Luis Millán

El actual obispo auxiliar de Toledo ha sido vocal de la Comisión Asesora de Libertad Religiosa del Ministerio de Justicia entre los años 2009 y 2014, y miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Canonistas desde 2021.

Es, además, capellán de Su Santidad (2000) y prelado de Honor de Su Santidad (2005), y fue capellán de las Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor (1989-1998).

Nacido en Madrid el 2 de febrero de 1962, en 1980 ingresó en el seminario mayor de Toledo, donde realizó los estudios eclesiásticos, finalizados con el Bachiller en Teología por el Instituto Teológico «San Ildefonso».

Fue ordenado sacerdote el 13 de julio de 1986. Licenciado en Teología Dogmática y doctor en Derecho Canónico, completó sus estudios en la Pontificia Academia Eclesiástica.

Comenzó su ministerio sacerdotal en la Diócesis de Toledo como vicario parroquial de Santa Bárbara y secretario del obispo auxiliar (1986-1988). Desde enero de este año es obispo auxiliar de Toledo, diócesis a la que regresó en 2007 y donde ha desempeñado distintos cargos como vicario episcopal, capellán o provicario general.

García Magán ha desarrollado su labor docente en el seminario nacional interdiocesano de Nicaragua y, actualmente, en los Institutos Superiores de Estudios Teológicos San Ildefonso, de Ciencias Religiosas Santa María de Toledo y en la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid.

Es Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España y miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Canonistas desde 2021, de la que fue vicepresidente de 2012 a 2014.