Los expertos españoles no ven motivos de alarma pero piden vigilar la ola de covid en China

Begoña Fernández |

Madrid (EFE).- Los expertos en inmunología e epidemiología no ven motivos de alarma en el brote de covid registrado en China, pero sí «preocupación y vigilancia» y consideran que el momento más complicado no es el actual, ni siquiera el 8 de enero cuando el país reabra sus fronteras, sino a finales de mes, con el año nuevo chino.

En declaraciones a la agencia EFE tanto el presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), Marcos López Hoyos, como el presidente de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), Óscar Zurriaga, coinciden en que, a día de hoy, los controles en el acceso de viajeros procedentes de China tienen una «efectividad relativa» y el surgimiento de una nueva variante que escape a las vacunas adaptadas «no se puede predecir, es absolutamente aleatorio».

Zurriaga recuerda que la efectividad «relativa» de estas medidas ya se vio en ocasiones anteriores con la variante ómicron y el cierre de vuelos procedentes de Sudáfrica, «que no impidió que se transmitiera a todo el mundo».

Los expertos españoles no ven motivos de alarma pero piden vigilar la ola de covid en China
Un alumno de la Universidad de Santiago de Compostela recibe la vacuna contra la covid en una imagen de archivo. EFE/Xoán Rey

Opina este experto que «la mejor medida» es asegurarse de que la población está correctamente vacunada con las dosis que le corresponden, además de ayudar a las autoridades chinas a controlar la transmisión y exigirles más información para saber qué virus en concreto circula en el país.

Para López Hoyos, las medidas de control de acceso de pasajeros procedentes de China son buenas, pero estima que deberían hacerse de manera «global y coordinada a nivel de la Unión Europea», porque se puede dar la circunstancia de que una persona haya viajado de China a otro continente y luego llegue a España. «Para entonces ya hemos perdido su rastro», admite.

Medidas coordinadas con la UE antes del año nuevo chino

El presidente de la SEI y jefe del servicio de Inmunología del hospital universitario Marqués de Valdecilla, en Santander, Marlos López Hoyos, afirma que el pasaporte de vacunación no evita que la gente pueda infectarse, «hay que hacer la PCR o el test de antígenos».

Para este experto, el problema que hay en China es que al tener tanto nivel de incidencia el virus puede mutar y en una población tan grande «hay miedo a que surja una nueva variante que escape a las vacunas adaptadas».

Los expertos españoles no ven motivos de alarma pero piden vigilar la ola de covid en China
Una mujer pasea por el centro de Valencia en una imagen de archivo. EFE/Ana Escobar

En opinión de López Hoyos, este no es un escenario muy probable y para eso están los controles epidemiológicos y la secuenciación, pero no se puede obviar que «ese riesgo existe».

Subraya que una cosa que España ha aprendido con la pandemia es que todas las medidas, control de vuelos y viajes marítimos, se han de adoptar de manera global y teniendo en cuenta a ciudadanos que hayan estado en China «al menos en las últimas dos semanas».

El problema es que mucha gente no se puso la dosis de refuerzo

El presidente de la SEE y profesor titular de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad de Valencia, Óscar Zurriaga, cree que no se deben adoptar medidas de manera indiscriminada y asegura que en este momento en España no hay un problema de salud pública derivado de la situación en China.

Señala este experto que el problema que tiene España es que mucha población no se ha puesto la dosis de refuerzo y aunque la situación vacunal es buena, la dosis de recuerdo no está llegando a todo el mundo «y la población vulnerable sigue siéndolo».

No cree Zurriaga que haya que insistir con las mascarillas salvo si se trata de un espacio multitudinario o hay poca ventilación, pero subraya que para frenar la infección una sola medida no es suficiente. «Se trata de un conjunto de ellas que se deben de aplicar en función de la situación que se da en cada momento», destaca.

Zurriaga insiste en que «lo de China es un recordatorio» por lo que no se puede bajar la guardia. «Nadie ha declarado que la pandemia ha terminado» concluye.