El acalde de Córdoba considera «zanjada» la crisis del gobierno local

Córdoba, 1 sep (EFE).- El alcalde de Córdoba, José María Bellido (PP), ha considerado «zanjada» la crisis de gobernalidad local, con la pérdida de un miembro de CS de la mayoría de gobierno que pasa al grupo no adscrito, y ha apelado al «consenso» para sacar proyectos adelante a falta de nueve meses para finalizar la legislatura.

En rueda de prensa, junto a la portavoz del grupo municipal de Ciudadanos y primer teniente de alcalde, Isabel Albás, el alcalde ha asegurado que el gobierno local está «más unido» y más «fuerte» que nunca a pesar de las «matemáticas».

Tras «agradecer» el «respaldo» de su formación a nivel «nacional, regional y local», Bellido también ha resaltado la «lealtad» y «responsabilidad» de Cs, tanto de su «dirección regional» como del «grupo municipal», al ratificar el pacto de gobierno firmado hace tres años.

Bellido, que ha reconocido la «realidad» de contar con menos peso aritmético en el Pleno de Córdoba, ha confiado en que la oposición «no bloquee» los asuntos «importantes de ciudad» y ha apelado al «diálogo» que permitió aprobar medidas de con PSOE, IU y Vox durante la pandemia.

Por su lado, Albás, tras aludir al pacto anti transfugismo, ha exigido al concejal que se ha pasado al grupo no adscrito, David Dorado, que «entregue su acta», ya que ha preferido anteponer «una vendetta personal» a su «trabajo» como edil.

Aunque ha matizado que debe ser la «dirección» de su partido la que determine la necesidad de convocar dicho pacto, Albás ha reconocido que las actas «son personales», aunque si se presentó por Ciudadanos lo «normal» sería que «dejara el Ayuntamiento».

Finalmente, la portavoz de Podemos en el Ayuntamiento de Córdoba, Cristina Pedrajas, se ha preguntado cómo «se va a sostener un pacto» entre PP y Cs que se queda «aún más cojo» y dependiente «por completo de la ultraderecha», ya que Vox «vuelve a tener en sus manos las decisiones últimas en materias importantes».

«Las cuentas son las que son, un pacto con 13 ediles, una oposición de izquierdas de otros 13, un concejal que vaga a su aire y dos concejales de Vox, que se están frotando las manos», ha concluido Pedrajas.