Una masa de aire polar dejará un fin de semana gélido: hasta 10 grados bajo cero

Madrid (EFE).- A lo largo del fin de semana el viento y las nevadas amainarán, pero el frío podría ir a más, sobre todo desde el domingo, cuando la llegada de una «masa de aire polar muy fría y seca» del norte de Europa dejará heladas generalizadas con mínimas entre 5-10 grados bajo cero en amplias zonas del país.

Probablemente los próximos días serán los «más crudos» de lo que llevamos del invierno, tanto de noche como de día, ha alertado Rubén del Campo, portavoz de la Aemet quien incide en que los valores, en general, se situarán entre 1 y 3 grados por debajo del promedio normal para esta época.

En este punto, el meteorólogo ha explicado que, a priori, no parece un episodio de ola de frío: «De momento, no se cumplen los criterios de extensión, intensidad y duración necesarios para poder hablar en sentido estricto de una ola de frío».

Sin embargo, si al final los criterios se cumplieran, no apunta a una ola de frío especialmente intensa o extensa, ha detallado Del Campo.

Con el anticiclón ya encima de la Península, este viernes la cota de nieve estará más alta que días atrás, sobre todo en la cordillera cantábrica, donde se situará por encima de 1.500 metros, lo que unido a las lluvias provocara un importante deshielo de la nieve con probables desbordamientos de ríos y arroyos en la cordillera Cantábrica, Castilla y León y comunidades Cantábricas.

Además, la borrasca Hannelore, nombrada ayer por MeteoFrance, favorecerá vientos intensos en el este peninsular y Baleares, con rachas que podrían superar los 80 o 90 km/h, incluso puntualmente los 100 km/h en zonas altas.

El sábado lloverá débilmente en la Meseta norte y en sistemas montañosos, mientras que en el resto estará más despejado y con temperaturas en descenso, especialmente las nocturnas, con heladas en el interior del este peninsular, en puntos de Baleares y en los Pirineos.

Del Campo ha pedido «precaución» porque esta jornada las heladas podrán ser fuertes en algunas localidades con valores por debajo de los 10 grados bajo cero.

El domingo llega una masa de aire polar continental

A partir del domingo, entre el anticiclón del Atlántico y una borrasca situada en el Mediterráneo central se canalizará la llegada de una masa de aire polar continental, muy frío y seco, desde el norte de Europa que dejará durante varios días tiempo estable y con ambiente muy frío.

Ese día las temperaturas bajarán en todo el país, con heladas generalizadas en el interior peninsular, inferiores a los 4 grados bajo cero, mientras que en la horas centrales del día se prevén valores inferiores a los 10 grados incluso, menos de 5 grados en muchas capitales de la mitad norte .

El deshielo, los aludes y el oleaje desplazan a la nieve y ponen a 10 comunidades en alerta

Este viernes el deshielo, el riesgo de aludes, el fuerte oleaje y el viento ganan protagonismo frente a las copiosas nevadas de los últimos días y mantienen en alerta naranja o amarilla a diez comunidades, informa la Agencia Estatal de Meteorología en su web.

En la mitad norte peninsular, la comunidad de Cantabria y en Burgos, León y Palencia (Castilla y León) han activado el nivel amarillo (riesgo) por deshielos, mientras que en Navarra, también en amarillo, hay peligro fuerte de aludes por nieve reciente y placas de viento.

En Aragón hay alerta amarilla por riesgo de aludes en puntos del Pirineo, además de aviso amarillo por mínimas entre 6 y 8 grados bajo cero y por rachas de viento.

A orillas del Mediterráneo, las Baleares mantienen el aviso naranja (riesgo importante) en Menorca por vientos del oeste y suroeste de 60 a 70 km/h (fuerza 8) girando a norte y olas de 4 a 5 metros (la ola máxima puede alcanzar los 8-9 m), mientras que en la Comunidad Valenciana hay nivel naranja por rachas de viento de 100 km/h en Castellón.

El deshielo, los aludes y el oleaje desplazan a la nieve y ponen a 10 comunidades en alerta
Zona inundada en el fluvial de Lugo, este jueves. EFE/Eliseo Trigo

Cataluña continúa en naranja por fenómenos costeros en la provincia de Girona con vientos del norte y noroeste de 60 a 70 km/h (fuerza 8) y ocasionalmente olas de 4 a 5 metros; en Lleida hay peligro fuerte de aludes por encima de 2.000 metros debido a nieve reciente y placas de viento, y en cotas altas del Pirineo se prevén mínimas entre 6-10 grados bajo cero.

En Andalucía, Región de Murcia, Canarias y la ciudad de Melilla persiste el nivel amarillo por fenómenos costeros adversos o fuerte viento.

Aemet avisa de que con la alerta naranja existe riesgo meteorológico importante, con cierto grado de peligro para las actividades usuales, y con la amarilla no existe riesgo meteorológico para la población en general, aunque sí para alguna actividad concreta.