Sánchez cree que pasará a la historia por la exhumación de Franco del Valle de los Caídos

Madrid (EFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dicho que «una de las cosas» por las que pasará a la «historia» es por haber exhumado los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos, una decisión que asegura que tomó en buena parte para «reivindicar el pasado luminoso» del republicanismo.

«Una de las cosas por las que pasaré a la historia es por haber exhumado al dictador de un gran monumento como el que construyó en el Valle de los Caídos», ha comentado durante el homenaje que el PSOE ha celebrado este lunes junto al Ateneo de Madrid para recordar a la escritora Almudena Grandes, fallecida hace un año.

Estas palabras han provocado el aplauso del público, entre los que figuraban el poeta Luis García Montero, viudo de Almudena Grandes; el director de cine Pedro Almodóvar; la actriz y cantante Ana Belén; la presidenta del Congreso, Meritxell Batet; así como varios ministros socialistas y miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE.

La exhumación de Franco, una decisión importante

Sánchez ha comentado que lo que le motivó a tomar esa decisión «tan importante para la democracia», que se hizo efectiva en 2019, fue no sólo el hecho en sí de retirar los restos de Franco del Valle o saldar «la deuda pendiente» con los familiares que «buscan restos de sus seres queridos».

«Sino también reivindicar un pasado luminoso que quedó oscurecido, ensombrecido, del republicanismo, que por desgracia fue segado entonces por golpe de Estado y la dictadura franquista», ha añadido.

También Queipo de Llano

A principios de noviembre, y en aplicación de la ley de Memoria Democrática, tuvo lugar la exhumación de los restos del general Gonzalo Queipo de Llano, que reposaban en la basílica de la Macarena de Sevilla desde hacía 71 años.

Conocido durante la Guerra Civil y la inmediata posguerra como el “virrey de Andalucía”, dirigente de la sublevación de 1936 y responsable de la represión en Andalucía en fechas posteriores, fue sepultado en la basílica al día siguiente de su fallecimiento, el 9 de marzo de 1951.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, afirmó que España levantó «más digna» y con «una democracia mejor» tras la exhumación de los restos mortales de Gonzalo Queipo de Llano y del general Francisco Bohórquez «porque no puede haber ningún lugar de homenaje a genocidas».