Un guardia civil mata a su expareja, una enfermera vallisoletana de 23 años, en Bruselas

Valladolid (EFE).- Un guardia civil que se había desplazado desde Valladolid a Bruselas ha matado a su expareja, una enfermera vallisoletana de 23 años que residía en la capital belga, según han informado a EFE fuentes de la investigación.

El hombre se habría desplazado a Bruselas para intentar volver con ella y, ante la negativa de la mujer, la ha matado al parecer con un arma blanca y, posteriormente, ha intentado suicidarse lanzándose desde una ventana, según las mismas fuentes.

La víctima se llamaba Teresa Rodríguez Llamazares y era hija de un funcionario municipal del Ayuntamiento de Valladolid, Juan Rodríguez, que este viernes se jubilaba, según ha informado el Consistorio.

El Ayuntamiento de Valladolid ha convocado un minuto de silencio y el alcalde como el resto de la corporación se han concentrado en la Plaza Mayor para expresar su solidaridad con el funcionario municipal y al mismo tiempo manifestar la repulsa por la muerte violenta de su hija.

La administración de Castilla y León ofrece ayuda a la familia de la mujer asesinada por su expareja, un guardia civil

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, ha explicado en Palencia que la familia de la chica se encuentra viajando a Bruselas en estos momentos y la subdelegación del Gobierno en Valladolid está en contacto con el cónsul de España en Bruselas para atenderles y facilitarles todas las gestiones que necesiten.

Fue la Interpol quien se puso en contacto con la delegación del Gobierno solicitando ayuda para localizar a los familiares de la víctima, según ha explicado Barcones, quien ha añadido que son las autoridades belgas las encargadas de la investigación.

Por otra lado, ha confirmado que un hombre español se encuentra en estado crítico ingresado en un hospital de Bruselas.

Por su parte, la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, ha lamentado esta muerta «presuntamente por violencia de género» y ha recordado a las mujeres españolas residentes en el exterior que en todos los consulados existen puntos violetas de atención a las maltratadas.