El exdirectivo de Adif culpa al maquinista del accidente del Alvia en 2013

Santiago de Compostela (EFE).- Andrés Cortabitarte, director de la seguridad en la circulación de Adif desde 2005 hasta el 2 de junio de 2013, ha culpado este jueves al otro acusado, Francisco José Garzón Amo, del accidente desencadenado el 24 de julio de 2013 en la entrada a Santiago con el saldo de 80 muertos y casi centenar y medio de heridos.

La causa del descarrilamiento es un «incumplimiento» de velocidad de Francisco José Garzón Amo, ha remarcado, y ha indicado que la conversación de 100 segundos del conductor con el interventor de a bordo no tendría que haberse producido.

«Eso no puede hacerlo», «es ilegal hacerlo», ha dicho Cortabitarte sobre una conversación de «algo que va a ocurrir hora y media después», pues se trataba de facilitar la bajada de una familia con necesidades especiales que debía apearse en Pontedeume (A Coruña).

Al hablar por el móvil corporativo, ha alegado Cortabitarte, Garzón pierde «toda la situación de lo que tiene por delante».
«Si hubiera frenado cuatro segundos antes, no estábamos aquí ahora. Estamos aquí por cuatro segundos», ha apostillado Cortabitarte.

Andrés Cortabitarte, exjefe de Seguridad en la circulación de Adif, durante el juicio hoy
Andrés Cortabitarte, exjefe de Seguridad en la circulación de Adif, hoy durante el juicio. EFE/Lavandeira jr

En la curva de A Grandeira, donde aquel tren impactó contra un muro de hormigón, la velocidad está limitada a 80 kilómetros por hora pero en ese momento no había balizas, que sí hay ahora, por lo que el conductor, que en su testifical admitió haber perdido la «conciencia situacional», se encontró con ese aviso de golpe sin que existiesen otros previos que subsanasen un potencial error humano.

Cortabitarte ha subrayado que hay «1.800 curvas con esas características», de las de A Grandeira, «o incluso peores». Y ha manifestado que «lo que nadie puede prever es que un tren pudiera pasar a más de 160 kilómetros por hora».

El maquinista, que no está presenciando esta declaración, frenó hasta 179 kilómetros por hora. Y, según Cortabitarte, si hubiese llegado a reducir a 160, no habría existido el siniestro.

«Lo que es impensable es que alguien, en el sitio más importante de una línea, le esté diciendo al tren que estoy bien, engañando al tren con el sistema de hombre muerto, mientras va hablando por teléfono», ha ahondado Cortabitarte, que ha llegado a poner el ejemplo de un conductor de autobús «bajando por Despeñaperros y hablando por teléfono».

Exjefe seguridad Adif descarga sobre UTE la responsabilidad evaluar riesgos

Andrés Cortabitarte, ha descargado sobre la UTE Thales y Dimetronic (hoy Siemens) la responsabilidad de evaluar los riesgos de la línea 082 usada por el Alvia que descarriló en 2013 al entrar en Santiago.

«Nosotros no podemos evaluar al evaluador», ha zanjado este jueves en el juicio que se ha retomado una semana después con su testifical, la cual fue aplazada a petición de su abogado defensor, Ignacio Sánchez, tras el manotazo que le propinó el padre de una de las ochenta víctimas mortales, una leve agresión por la que ese hombre pidió perdón enseguida.

En la Ciudad de la Cultura, que es la que acoge esta vista, el excargo del administrador de infraestructuras ferroviarias ha incidido en que quien evalúa los riesgos es «aquel que construye» y ha vuelto a remarcar que el certificado que él emitió no se adentraba en ese aspecto por no tener «competencia» para ello.

Así, después de que Cortabitarte culpase al maquinista Francisco José Garzón Amo, el otro procesado, del siniestro; ha puesto el foco en la UTE, al decir que en todo caso blindar la curva de A Grandeira concerniría al diseñador de la misma, y, además, ha hecho hincapié en que el Ministerio de Fomento es el que concede la autorización para la definitiva puesta en servicio.

Andrés Cortabitarte, que ante las preguntas del Ministerio Público se ha mostrado nervioso y en ocasiones confuso, se encuentra mucho más tranquilo al responder desde diez minutos antes de las doce del mediodía a las preguntas de su letrado en una sala en la cual no se encuentra Garzón, que declaró el día 6 y está exonerado de acudir.

Cortabitarte alega que no debía evaluar la seguridad de la línea del Alvia

Andrés Cortabitarte, ha alegado hoy que entre sus funciones no estaba la de evaluar los riesgos de la línea 082, la del Alvia que se estrelló en 2013, cuando entraba a Santiago, con el saldo de 80 muertos y casi centenar y medio de heridos.

En su declaración, a preguntas del Ministerio Público, el acusado ha indicado que no tenía esa facultad y tampoco peso alguno sobre la construcción, y cuando el fiscal le ha indicado que durante la fase instructora llegó a decir que él era el máximo responsable de la seguridad y que a tal efecto había emitido un certificado sobre esa línea, ha replicado que el suyo era uno más.

«Es uno más de los ocho certificados. Es uno más. Todos son necesarios», ha expresado en la sala de vistas habilitada en la Ciudad de la Cultura, ubicada en Santiago, para esta vista oral.

Andrés Cortabitarte, exjefe de Seguridad en la circulación de Adif y segundo y último de los acusados por la muerte de 80 personas, durante el juicio hoy.
Andrés Cortabitarte, exjefe de Seguridad en la circulación de Adif, durante el juicio hoy. EFE/Lavandeira jr

«La dirección de Seguridad lo único que hace en esta obra es que en el control, mando y señalización se ha cumplido la normativa Cenelec. Solo certifica que se ha cumplido la normativa Cenelec», la que tiene como fin definir y establecer la metodología de cómo lograr los objetivos de un sistema ferroviario en términos de fiabilidad, disponibilidad y mantenimiento.

«No hay una persona que firme absolutamente la certificación», ha esgrimido el excargo del administrador de infraestructuras ferroviarias.

Cortabitarte también ha subrayado que el diseño de la curva donde se produjo el «fatal» descarrilamiento, la de A Grandeira, estaba pensado para poder ir por ella hasta a 160 kilómetros por hora, el doble de la velocidad de confort, que era de 80.

El tren siniestrado iba a más del doble de la máxima permitida.

Presenciando su testifical no está el otro acusado, el maquinista Francisco José Garzón Amo, que está exonerado de acudir.
Cortabitarte podría haber declarado la semana pasada, como estaba previsto, pero solicitó un aplazamiento, admitido, para recuperarse del manotazo que le propinó el padre de una de las ocho decenas de víctimas mortales, leve agresión por la cual ese hombre se disculpó.

Las víctimas del Alvia ven «mucha mayor responsabilidad» en el excargo de Adif

Santiago de Compostela (EFE).- El portavoz de la Plataforma de Víctimas del Alvia 04155, Jesús Domínguez, ha señalado este jueves que los afectados han decidido “por unanimidad” considerar que hay una “mayor responsabilidad” en el exdirectivo de Adif, Andrés Cortabitarte, que en el maquinista del tren que descarriló en julio de 2013.

En declaraciones a la prensa antes de iniciar la sesión, Domínguez ha insistido en que la plataforma entiende que el trágico accidente no hubiese sucedido si Adif hubiese evaluado y gestionado el riesgo de exceso de velocidad en el tramo del accidente, tal y como le habían advertido “las empresas constructoras” de la vía, incluso por escrito.

Sin embargo, “hemos conocido numerosas negligencias” e “incumplimientos de la normativa en varias ocasiones” por lo que insisten en la responsabilidad de Adif.

Familiares de la víctimas del accidente del Alvia
Familiares de las víctimas muestran un video de Andrés Cortabitarte, exjefe de Seguridad en la circulación de Adif , hoy en el juicio. EFE/Lavandeira jr.

Además, las víctimas han puesto el foco en que Cortabitarte fue “perito judicial del accidente del metro de Valencia”, ocurrido en 2006 con 43 muertos y 47 heridos, y en ese caso “afirmó” que con una baliza se hubiera evitado aquel accidente por lo que se desprende que conoce de primera mano la importancia de controlar los excesos de velocidad, las balizas y la señalización.

Por todo ello, desde la plataforma han trasladado esta consideración a su letrado para que, en base al desarrollo de las sesiones del juicio oral, la tenga en cuenta en el momento procesal oportuno a la hora de elevar las conclusiones a definitivas y determinar las penas que finalmente se soliciten a cada uno de los acusados.

Respecto a la sesión testifical de esta mañana, Domínguez ha considerado que si Cortabitarte es “tan chulo” como se ha mostrado y “si no tiene nada que ocultar”, debe contestar a todas las partes ya que “si no contesta es que algo tiene que ocultar”.

No obstante, al inicio de su sesión, Cortabitarte ha dicho que contestaría únicamente a las preguntas del Ministerio Fiscal, de la jueza y de su abogado.

Edición web: Rocío Casas