PSOE y UP se dan una nueva oportunidad «in extremis» para salvar la ley de bienestar animal

Madrid (EFE).- Pese a tramitarse por vía urgente y aunque se agotan los tiempos, PSOE y Unidas Podemos (UP) se han dado otra oportunidad «in extremis» para intentar salvar el proyecto de ley de bienestar animal, que sigue encallado a cuenta de los perros de caza y cuyo desenlace final se sigue posponiendo bajo la sombra del fracaso.

Fuentes socialistas aseguran que, aunque «no hay acuerdo con Podemos», todavía «hay tiempo» para alcanzarlo; por su parte, Unidas Podemos acusa al PSOE de haber retrasado una vez más la convocatoria de la Comisión de Derechos Sociales en el Congreso y con ello la tramitación de la norma porque, a su juicio, carece de apoyos suficientes para sacar adelante el proyecto.

La Comisión de Derechos Sociales en el Congreso había sido convocada de nuevo este martes tras suspenderse la semana pasada, pero una vez más ha sido pospuesta «sine die».

Un hombre pasea a su perro cuando hoy se ha vuelto a retrasar el trámite para aprobar la ley de bienestar animal
Un hombre pasea a su perro en una imagen de archivo. EFE/Stringer

El objetivo era aprobar el dictamen pertinente, cerrada ya la ponencia, de modo que la iniciativa llegara en «las mejores condiciones» al pleno de la Cámara para su aprobación, ha explicado la secretaria de Organización de Podemos y secretaria de Estado para la Agenda 2030, Lilith Verstrynge.

Verstrynge ha denunciado que la suspensión temporal de la comisión ha sido «una decisión unilateral» del partido socialista, que lo ha hecho por sorpresa, poco antes de comenzar, «con un sms, sin más».

Compromiso de que el proyecto irá en enero

Aunque el proyecto de ley sigue viendo aplazada su tramitación, el compromiso es que el proyecto iría en el primer pleno que se convocará en enero, ha añadido la secretaria de Organización de Podemos.

Desde el grupo socialista se ha insistido este martes en la defensa del PSOE a «un sector tan importante como el de animales con características especiales, que se debe atender, y sobre todo al medio rural y su economía», en alusión a los perros de caza, pero también a otros como los perros pastores o las aves de cetrería.

Las mismas fuentes han explicado que «la enmienda socialista no significa dejar a ningún animal desprotegido», como les acusan desde Podemos, y de hecho, el Código Penal ya contempla los delitos.

Este proyecto de ley impulsado por la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra (de Podemos) fue aprobado en verano en Consejo de Ministros, pero poco después fue enmendado por el PSOE para excluir a los perros de caza.

Dos perros jugando cuando hoy se ha vuelto a retrasar el trámite de la ley de bienestar animal
Dos perros jugando en la Playa de San Lorenzo de Gijón. EFE/ Eloy Alonso.

Para el grupo parlamentario de Unidas Podemos, dejar fuera a los perros de caza, que además son de los animales más abandonados, carece de encaje jurídico, porque implica discriminar a unos y otros en función únicamente de su actividad.
La secretaria de Organización de Podemos y secretaria de Estado para la Agenda 2030 ha pedido este martes al partido socialista asegurar que «la ley sale en tiempo y en forma» como estaba previsto.

Verstrynge ha instado además al grupo socialista a reconsiderar su postura para avanzar con el consenso del bloque progresista, en lugar de la derecha, y «más aún cuando es una evidencia que al PSOE le preocupa esta ley de cara a las elecciones autonómicas y municipales».

Las presiones que sufre el partido socialista no van a reducirse retrasando la tramitación «ni dejando pasar los días», sino que esa postura, ha añadido, podría favorecer precisamente lo contrario; «lo lógico -ha proseguido- es que la norma siga los plazos que el propio partido socialista ha marcado».

Según Verstrynge, la responsabilidad del partido socialista es «buscar una solución, alcanzar un acuerdo, porque el problema de los perros de caza son ellos quienes lo tienen que resolver y dar una alternativa».

«Esperamos que se sigan dando pasos contra del maltrato animal tal y como reclama una abrumadora mayoría de la sociedad española», ha concluido.