Picardo: el capitán del barco encallado desobedeció las primeras instrucciones

Algeciras (Cádiz), 1 sep (EFE).- El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, ha asegurado hoy que el capitán del granelero «OS 35», encallado en la costa este del Peñón, no siguió en un primer momento las instrucciones de las autoridades de detener su marcha, uno de los extremos que serán analizados en la investigación abierta.

En una entrevista con TVE, Picardo ha explicado que, tras el impacto con otro barco en la noche del pasado lunes, las autoridades de Gibraltar se dirigieron al granelero para darle instrucciones de que no siguiera la marcha.

Sin embargo el barco, según ha relatado Picardo, siguió su marcha hasta que, una vez en el Estrecho de Gibraltar, la entrada de agua en el buque «fue tal» que «el capitán del barco tuvo entonces que aceptar» las instrucciones.

El ministro principal ha añadido que el buque fue dirigido al lugar «donde era posible salvar las vidas» en ese momento de riesgo para los tripulantes.

El lugar al que se dirigió el buque, la costa este, donde ahora está encallado y desde el que hoy podrían comenzar las tareas de extracción del combustible que lleva a bordo, fue una «decisión técnica» y «responsable», a pesar de que se trata «del último lugar» en el que Gibraltar querría tener este situación, frente a «su playa más bonita».

El capitán del «OS 35» bajó del barco, junto al resto de los tripulantes e inspectores, ayer por la tarde, después de la rotura que sufrió ayer el casco del buque.

«El capitán del puerto de Algeciras tiene muchas preguntas que hacerle», ha dicho Picardo, quien asegura que ha visto y escuchado las grabaciones de todo lo que sucedió tras el accidente y señalado que serán las autoridades policiales y judiciales las que informarán en su momento de si consideran procedente tomar alguna medida contra él.

Picardo ha explicado que el ángulo en el que está encallado el granelero dificulta el ejercicio que pretende iniciarse hoy sobre la extracción del combustible, porque al bombearlo «el buque se moverá».

Gibraltar espera que el ejercicio de extracción comience «hoy, en unas horas», si los peritos «confirman que se puede hacer».

La maniobra de extracción duraría cincuenta horas, ya que las bombas moverán quince toneladas por hora.

El barco tiene almacenadas 215 toneladas de fueloil pesado, 250 toneladas de gasóleo y 27 toneladas de aceite lubricante.

Picardo ha indicado que una compañía designada por la aseguradora del buque realizará la maniobra «bajo la jurisdicción de la capitanía de Gibraltar», que trabaja en coordinación con las autoridades españolas de la zona.

El contacto entre la capitanía marítima de Gibraltar y de la Bahía de Algeciras está siendo «lo más estrecho que ha sido nunca» porque se trata de proteger «un bien compartido, el medio ambiente. Nadie quiere que salga ni un milímetro de fuel».

«No se puede trabajar más estrechamente», ha repetido tras indicar que también el contacto es constante con los ayuntamientos colindantes, que él está «en contacto» con el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y que en la zona hay medios de Salvamento Marítimo.

Ha calificado de «ejemplar» la forma de trabajo que se está dando entre las administraciones, ante el riesgo.

«No podemos garantizar nada», ha subrayado sobre las próximas horas.

Picardo ha añadido que de momento el buque sólo ha vertido aceite hidráulico que «no es el que preocupa», pero no ha ocultado los riesgos de una maniobra en la que, además, uno de los tanques cargados de combustible está delante del buque «que es la parte que se está partiendo».

«Vamos a hacer todo lo posible para que no haya vertidos», ha indicado para explicar que «si los hay» hay un plan de contingencias que trata de crear «un vaso del que no salga ese fuel» y medios para recoger el combustible del agua.