El PP busca ampliar sus votantes fichando «talentos» moderados

María López |

Madrid (EFE).- El PP encara la próxima campaña electoral con el objetivo de sumar votantes a izquierda y derecha, desde quienes se fueron a Vox a los descontentos con el PSOE, y para ello ha abierto la temporada de fichajes de perfiles moderados, que se combinarán con otros líderes de un talante político más duro.

El primer golpe de efecto de Alberto Núñez Feijóo ha sido recuperar al político vasco Borja Sémper, que hace tres años dejó la política, como portavoz para la campaña electoral autonómica y municipal de mayo. El puesto dará paso a nuevas responsabilidades en el ámbito nacional una vez pase esta cita con las urnas.

No ha sido el único fichaje. También ha regresado en el marco de la campaña el exministro de Fomento y exalcalde de Santander Íñigo de la Serna, otro de los perfiles que apoyaron a Soraya Saénz de Santamaría en las primarias y que se desligó del partido al llegar al liderazgo Pablo Casado.

El PP busca ampliar sus votantes fichando "talentos" moderados
El coordinador del programa electoral, Íñigo de la Serna (i), y el portavoz de campaña, Borja Sémper, este jueves en la sede del partido en Madrid. EFE/Sergio Pérez

Mientras las nuevas incorporaciones restan importancia a la etiqueta de sorayistas, en Génova anuncian un goteo de nuevos fichajes, no solo del mundo de la política sino también de la sociedad civil o la empresa.

Ciudadanos, en el punto de mira pero también el PSOE

El PP ha invitado explícitamente a los «talentos» de Ciudadanos a sumarse a sus filas, a la espera de que este partido resuelva su congreso.

Además, en el partido esperan ya que se formalice la llegada al PP de los ex de UPN Carlos García Adanero y Sergio Sayas. El PP ve también talento en la órbita del PSOE donde hay «gente muy quemada», en palabras de Sémper.

En cuanto a Vox, Feijóo se ha dirigido sobre todo a sus votantes. En busca de su voto útil ha aludido a los bloqueos y obstáculos generados por este partido en casos como el de la Comunidad de Madrid, donde esta formación ha impedido aprobar los presupuestos de 2023.

En estos días el PP irá dando a conocer nuevos nombres para reforzar el proyecto de Feijóo, que ha fijado como prioridad la experiencia de gestión, parlamentaria y también orgánica.

Se busca un equipo para un estadista

En el partido gustan economistas como el exeurodiputado de Ciudadanos Luis Garicano, ahora apartado de la política, y se echa de menos a perfiles como Fátima Bañez o Luis de Guindos, de los que no se espera que abandonen ahora sus puestos en la CEOE y el Banco Central Europeo, respectivamente.

Feijóo quiere rodearse de un equipo que refuerce su perfil de «estadista», el apelativo con el que su nuevo portavoz de campaña le ha distinguido en múltiples entrevistas.

El objetivo es aglutinar voto en el centro para no tener que gobernar en coalición con Vox. Con los ojos puestos en el electorado socialista la apuesta es por la moderación, pero el PP no renuncia tampoco a reenganchar a sus antiguos votantes ubicados más a la derecha.

Como viene ocurriendo en los últimos meses, en el PP convivirán distintos acentos y también tendrán eco y encaje los del ala más dura, que tiene en Isabel Díaz Ayuso a su máximo exponente.

Los populares no consideran que esta combinación les lleve a la contradicción. A su juicio es la prueba de que son sus siglas las que aglutinan a un espectro amplio de la sociedad. Feijóo ha hablado de un proyecto transversal, sin etiquetas, que aspira a ilusionar de nuevo a los votantes.

En un clima de fuerte polarización y precampaña, Feijóo ha recuperado la oferta que mantiene desde que entró en política y ha pedido un compromiso a Pedro Sánchez para que en España gobierne el partido más votado. También se ha comprometido a evitar una coalición de Gobierno con Vox «si se puede».