Proponen una asignatura de educación mediática para luchar contra la desinformación

Madrid, (EFE).- Uno de los grupos de expertos que han elaborado un documento de propuestas contra las campañas de desinformación impulsado por el Departamento de Seguridad Nacional ha propuesto incluir la educación mediática como asignatura específica en el currículum académico de primaria, secundaria y bachillerato.

El documento se ha plasmado en un libro presentado este martes en la Asociación de la Prensa de Madrid en un acto en el que el director del Departamento de Seguridad Nacional de Presidencia del Gobierno, Miguel Ángel Ballesteros, ha asegurado que las recomendaciones de los cinco grupos de trabajo pueden servir de guía para una futura estrategia de contra las campañas de desinformación.

Ballesteros ha destacado que «el éxito de esta iniciativa ha motivado la creación por parte del Consejo de Ministros de un Foro contra las Campañas de Desinformación como un organismo público-privado colegiado y uno de sus frutos debería ser la elaboración de dicha estrategia nacional».

«La clave para la lucha contra la desinformación es el periodismo, que es la herramienta esencial», ha dicho Miguel Ángel Ballesteros, que ha advertido de que «la manipulación de la información y las injerencias extranjeras desplegadas por actores hostiles que utilizan el ciberespacio pueden suponer una amenaza para la seguridad nacional y tergiversar valores esenciales para la democracia».

Entre las amenazas en este ámbito ha puesto el ejemplo de Rusia «que tiene una campaña de desinformación y una injerencia fortísima que se ve ahora claramente pero que se viene desarrollando desde hace muchos años».

Educación mediática contra la desinformación

El vicepresidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Aurelio Martín, ha explicado las conclusiones del grupo de expertos que ha elaborado el capítulo del trabajo dedicado a la «alfabetización mediática como herramienta clave en la lucha contra la desinformación», que él ha coordinado.

Este grupo entiende que es necesario formar a usuarios autónomos y críticos con los medios de comunicación y la amenazas de la desinformación por diferentes canales.

Por ello estima imprescindible incluir la educación mediática como asignatura específica en el currículum académico de primaria, secundaria y bachillerato, y considera que además de incorporar la tecnología en las aulas hay que dotar a los alumnos de conocimientos sobre la repercusión de los mensajes para prevenir y eliminar discursos de odio y promover la cultura de encuentro, convivencia y paz.

Además propone desarrollar programas específicos para colectivos vulnerables impulsados por instituciones con competencia en materia social de las distintas administraciones públicas.

Campañas estatales para un periodismo de calidad

Y solicita al Gobierno la realización de campañas de información estatales poniendo en valor el periodismo de calidad como arma fundamental de esta lucha, «teniendo en cuenta que una sociedad bien informada es más difícil de manipular».

También hace un llamamiento a las instituciones públicas a que realicen un ejercicio de mayor transparencia para mantener una información clara hacia los ciudadanos sin partidismo por entender que «los huecos de dudas que se puedan plantear en diferentes situaciones son más sencillos de cubrir con bulos y desinformación».

Miguel Ángel Ballesteros ha subrayado que este trabajo es el resultado de una iniciativa de colaboración público privada impulsada por el Departamento de Seguridad Nacional, que decidió convocar a diferentes actores de la sociedad civil.

Ha explicado que han colaborado 29 organismos profesionales entre asociaciones de periodistas y medios de comunicación, universidades, industria digital, plataformas, verificadores como Efe Verifica, entre otros, además de la Administración pública. Y ha agradecido también a la agencia EFE la cesión de las imágenes que ilustran este libro.