Renfe investiga por qué se obligó a bajar de un tren a 22 niños en Palencia

Palencia (EFE).- Renfe investiga por qué se obligó a bajar de un tren a 22 niños y a sus dos monitores en Palencia el pasado lunes, tras las quejas de viajeros ante el comportamiento de los menores.

Los 22 niños, de entre 10 y 11 años, y sus dos monitores procedían de un centro educativo de Cataluña que viajaban a un pueblo de León para participar en un curso de inglés y fueron trasladados desde Palencia hasta León en un autobús habilitado por Renfe.

Según ha informado a EFE la delegación de Renfe en Castilla y León, los niños estuvieron acompañados y custodiados en todo momento por la Policía Nacional, el personal de Renfe y el propio subdelegado del Gobierno en Palencia, Ángel Miguel, que viajó en el autobús hasta León.

El grupo de escolares viajaba con dos monitores en el tren de Larga Distancia desde Barcelona Sants a León y todos ellos fueron apeados del tren en Palencia debido a las quejas de los viajeros a lo largo del trayecto, por el ruido y el comportamiento de los menores.

Renfe niños Palencia
Un tren de Renfe, en una imagen de archivo. EFE/Nacho Gallego

Ante esta situación, el Interventor del tren, haciendo uso de sus facultades, decidió bajar al grupo en la estación de Palencia.

Como ha explicado Renfe, ante esta decisión, la empresa se movilizó para habilitar desde allí un autocar exclusivo para todos ellos, para finalizar desde Palencia su desplazamiento a León de la mejor manera posible.

La compañía ha asegurado que es la primera vez que en un tren de Renfe se toma una medida de estas características, absolutamente excepcional, motivo por el que la empresa ha abierto una investigación interna que permita esclarecer los hechos.

“Es la primera vez que sucede algo así con un grupo de menores y lo primero es saber qué ocurrió realmente antes de tomar ninguna decisión”, han señalado desde el operador ferroviario.

Además han asegurado que al tratarse de un grupo de niños, y por tanto menores, Renfe ha tratado esta situación con la mayor sensibilidad posible.

Edición Web: Rosa Corona