Sánchez aboga por que las disputas se resuelvan con política y no en los juzgados

Barcelona (EFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido este domingo en Barcelona su política de «conciliación» en Cataluña y su agenda del «reencuentro», y ha afirmado: «Las disputas se resuelven en el terreno de la política y no en los juzgados».

Con el trasfondo de la reforma del Código Penal, Sánchez se ha manifestado en estos términos en un acto en el Palacio de Congresos de Barcelona que ha congregado a 2.500 simpatizantes, según el PSC, para promocionar la candidatura de Jaume Collboni al ayuntamiento de la capital catalana.

En su intervención, el presidente del Gobierno ha incidido en que sus iniciativas, aunque «arriesgadas», persiguen «apostar por el reencuentro y la concordia» en Cataluña.

«Lo hacemos para garantizar que Cataluña y España nunca más vuelvan a vivir aquellos días tristes de 2017», ha declarado Sánchez, que ha añadido que el PSC y el PSOE decidieron «hace tiempo rescatar a Cataluña del conflicto y devolverla a la convivencia».

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. EFE/Alejandro García

Sánchez: «no hay otra, no hay otro camino»

La enmienda al Código Penal conocida hoy y diseñada por PSOE y Unidas Podemos reformaría el delito de malversación para limitar la horquilla de su pena hasta un máximo de cuatro años de cárcel en lugar de los seis que prevé actualmente la ley.

«Yo sé que las decisiones que tenemos que tomar son arriesgadas, pero es que no hay otra, no hay otro camino», ha exclamado el jefe del ejecutivo, que ha aseverado que «hoy nadie duda de que Cataluña está mejor que en 2017» y que por ello está «orgulloso del socialismo catalán y español».

Sánchez también ha utilizado el reciente acuerdo entre España, Francia y Portugal con la Unión Europea para fabricar el H2MED, un conducto de hidrógeno que unirá la península ibérica y Barcelona con Marsella, para deslegitimar al proyecto independentista: «Iniciativas como esta demuestran el valor de la unidad. Proyectos que segregan, como el independentismo, son cosa del pasado».

El presidente también ha querido sacar pecho de las inversiones en Cataluña, como el plan de reindustrialización de la planta de Nissan, y ha esgrimido que ello «no habría sido posible en la Cataluña de 2017. Si hoy son posibles -ha añadido- es porque hay un Gobierno que apuesta por el reencuentro».

Apoyo de en Sánchez a Jaume Collboni en Cataluña

El discurso del presidente ha tenido lugar ante una audiencia fiel: 2.500 socialistas que han llenado el Palacio de Congresos de Barcelona en el acto de lanzamiento de la candidatura al ayuntamiento de Barcelona de Jaume Collboni, actual primer teniente de alcalde de Economía y Competitividad del consistorio.

El evento ha congregado, además de a la militancia, a la plana mayor del socialismo catalán: el primer secretario del PSC, Salvador Illa, el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, el ex presidente de la Generalitat José Montilla y los exalcaldes de Barcelona Joan Clos y Jordi Hereu, entre otros.

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversa con el alcaldable por Barcelona, Jaume Collboni.
El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversa con el alcaldable por Barcelona, Jaume Collboni (d), durante un acto de apoyo al candidato socialista en Barcelona. EFE/Alejandro García

Un acto que ha escenificado el apoyo de Sánchez a Collboni mediante diversos halagos al candidato y la afirmación de que «es el mejor alcalde para Barcelona».

El presidente también ha recurrido en este caso al acuerdo del H2MED para ensalzar a Collboni, ya que uno de los tramos del conducto empezará en Barcelona y acabará en Marsella: «El viernes, en Alicante, pensaba que este acuerdo necesita un alcalde como Jaume Collboni que crea en las posibilidades de Barcelona».

Lecciones de patriotismo

Junto a Sánchez y Collboni, también ha intervenido el líder de los socialistas catalanes, Salvador Illa.

El primer secretario del PSC ha enumerado una lista de cosas por las que se siente orgulloso de Sánchez y ha hecho especial hincapié en su manera de hacer frente a los embates de los partidos de derecha.

«Estamos orgullosos de que hayas dicho basta al chantaje de la derecha, que lleva cuatro años bloqueando la renovación del Consejo General del Poder Judicial», ha declarado Illa en alusión a la actitud del Partido Popular, que se niega a dar su apoyo parlamentario y a negociar una lista de nombres para ser nombrados vocales del CGPJ si no se aceptan nuevas condiciones.

En ese momento, Illa ha subido el tono y ha enviado un mensaje diáfano a la derecha: «¡Ahora las lecciones de patriotismo las vamos a dar nosotros! ¿Qué se han creído? ¡La Constitución se cumple toda!».

Sánchez: elecciones se harán cuando toca y Feijóo debe reconocer resultados

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha respondido a la petición de convocar elecciones anticipadas del líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, y ha declarado que las generales serán «cuando toca, a finales de 2023», si bien antes Feijóo debería reconocer los resultados de los anteriores comicios.

l presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el líder del PSC, Salvador Illa.
El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el líder del PSC, Salvador Illa (i), durante un acto de apoyo al candidato socialista en Barcelona EFE/Alejandro García

«Esta mañana he desayunado con una entrevista al líder de la oposición, que pide elecciones anticipadas», ha dicho Sánchez en su intervención ante los 2.500 militantes socialistas que han abarrotado el Palacio de Congresos de Barcelona.

Y ha completado: «Estaría bien que antes de pedir elecciones, que las habrá cuando toca, a finales de 2023, que empiecen por reconocer el resultado de las anteriores elecciones. No vaya a ser que cuando vuelvan a perder las elecciones nos vaya a ocurrir lo mismo que en 2019, que no acepten los resultados y vuelvan a tachar al Gobierno de ilegítimo».