Sánchez y Feijóo se enzarzan en un cruce de acusaciones durante su cara a cara en el Senado

Madrid (EFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo (PP), se han enzarzado en acusaciones mutuas en su cara a cara durante la última sesión de control de este año en el Senado y en medio de la polémica generada por la paralización por parte del Tribunal Constitucional de la reforma judicial que defendía el Gobieerno.

Sánchez ha reprochado a Feijóo que su única aportación a la política nacional en nueve meses haya sido «enmudecer» a las Cortes Generales, una crítica ante la que el líder del PP le ha replicado que deje de «tomar el pelo» a los españoles.

El jefe del Ejecutivo ha garantizado que, frente a las pretensiones del PP, el Parlamento va a hablar y lo va a hacer «claro y alto».
Feijóo, por su parte, le ha tendido la mano para dejar el independentismo y volver al «constitucionalismo».

«Si quiere volver a lo que prometió, nos vamos a encontrar, porque prometió lo mismo en lo que yo creo», ha afirmado el líder de los populares para advertir a continuación de que «el señor Pedro Sánchez Pérez-Castejón del año 2019 no votaría al señor Pérez Sánchez-Castejón del año 2022».

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo interviene en el pleno del Senado, este miércoles en Madrid. EFE/ Kiko Huesca

Un lapsus al citar por segunda vez sus apellidos ante el que el presidente del Gobierno ha bromeado a la salida con los periodistas pidiéndoles que le digan al líder del PP cuáles son los correctos.

«Han ido demasiado lejos»

Sánchez ha insistido en su crítica a los populares de querer callar al Congreso y el Senado.

Por ello ha lamentado que los poderes que «acompañan, arropan y dirigen» al PP hayan conseguido el hito de quitarle al Parlamento las competencias que le había atribuido la Constitución y, dirigiéndose a Feijóo, ha repetido la acusación que horas antes había lanzado al principal partido de la oposición ante el pleno del Congreso: «Han ido demasiado lejos».

Más lejos aún, a su juicio, que Pablo Casado, algo que ha dicho que puede deberse a que Feijóo no quiere correr su misma suerte.

Un hilo argumental de su intervención ha sido también el incumplimiento de la Constitución por parte del PP y su particular interpretación del texto, ya que cree que sólo está de acuerdo con agotar las legislaturas cuando es el partido que gobierna y considera que el mandato de los miembros del CGPJ y TC no caduca si no les interesa.

Para Sánchez, el problema del PP es que se están «desmoronando» todas sus estrategias, ya que hablaba primero de un «apocalipsis» económico, luego de bajar los impuestos, más tarde de que «España se rompe» y ahora echan mano de «la fábula del tirano» acusándole de que su única obsesión en instaurar la «república bolivariana» en España.

El PP insiste en adelantar las elecciones

Feijóo ha argumentado que «nadie ha cuestionado la legitimidad» de la victoria electoral de Sánchez, pero sí lo que hace al incumplir promesas previas a las elecciones como no indultar a los condenados del procés, no hacer recaer la gobernabilidad en el independentismo, tipificar el referéndum ilegal o que los jueces elijan a los jueces.

El líder de la oposición ha pedido al jefe del Ejecutivo que «recapacite», le ha avisado de que «los votantes del PSOE no le van a seguir» y ha vuelto a reclamar un adelanto electoral: «Convoque usted unas elecciones y hablamos de verdad».

Parafraseando el título del libro de Sánchez «Manual de resistencia», Feijóo le ha acusado de estar perfeccionando su «manual de obediencia al independentismo» por el que primero dice que no a sus peticiones y finalmente las acepta mientras la bancada del PSOE aplaude lo uno y lo otro.

Y ha preguntado por ello si Sánchez tiene ya «fecha» para celebrar una consulta en Cataluña como pide ERC y como, según el líder del PP, apoyan el PSC y algunos miembros del Gobierno.