Se encadena a un árbol para evitar su tala y denunciar arboricidio en Granada

Granada, 25 ago (EFE).- Ecologistas en Acción ha denunciado este jueves el «arboricidio» que se está cometiendo en un tramo de la calle Arabial de Granada, uno de los principales ejes viarios de esta capital andaluza, donde uno de sus miembros se ha encadenado a uno de los árboles para tratar de evitar la tala de ejemplares sanos.

Pablo Augustín, miembro de la organización ecologista, ha llevado a cabo esta protestas durante unas dos horas, a la altura de la intersección de la calle Arabial con Doctor Alejandro Otero, hasta que la Policía Local le ha advertido de que podía estar incurriendo en algún tipo de sanción.

Tras desencadenarse, ha denunciado que tanto el Ayuntamiento como la Junta de Andalucía, dado que la actuación implica a las dos administraciones, estén ejecutando un «auténtico arboricidio» en Granada, precisamente una de las ciudades más contaminadas de España y que soporta un clima extremo en muchas ocasiones.

Según Augustín, la tala indiscriminada de árboles no sigue ningún criterio científico ni técnico, dado que la mayoría de árboles -de acuerdo a los testimonios que ha recogido de una bióloga y un ingeniero forestal y agrónomo- se encuentran en buen estado.

«No hace falta mutilar a todos estos árboles. O hacemos que la ciudad sea resiliente al calor o será inhabitable», ha advertido el miembro de Ecologistas en Acción, que ha mostrado su rechazo a un modelo de urbanismo «basado en el hormigón, el acero y el cristal».

Aunque los árboles cortados puedan ser sustituidos por nuevos ejemplares, deberán pasar varias décadas, ha advertido, para que puedan aportar la cantidad de oxígeno y de sombra que daban los ejemplares talados.

Según un informe de la Concejalía de Urbanismo y Obra Pública de Granada en relación al proyecto de remodelación del eje Arabial-Palencia, al que ha tenido acceso EFE, las labores de jardinería van encaminadas a dotar a la calle de un arbolado «acorde a las dimensiones de los distintos acerados así como de la distancia a los edificios próximos», teniendo en cuenta que el trasplante «no es viable».

Entre otros motivos, indica que el trasplante requiere de tiempo para acondicionar el árbol y el terreno, son ejemplares en sus últimas fases del ciclo vital y supone un gasto económico «muy elevado» que no merece la pena llevar a cabo «por las escasas posibilidades de éxito».

El informe técnico, que recoge que se van a retirar 63 ejemplares arbóreos y está previsto plantar 128 árboles, concluye que el motivo de la sustitución de los árboles es «por motivos de seguridad» dado que «la gran mayoría están mal y presentan pudriciones».