Zapatero rechaza que la ley trans pueda perjudicar los avances del feminismo

Madrid (EFE).- El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero no cree que la ley trans «afecte a la gran aportación del feminismo», como sostiene la exvicepresidenta socialista Carmen Calvo, y opina que las diferencias existentes en el PSOE sobre este asunto son por motivos «generacionales».

Calvo advirtió recientemente de que la ley trans, pendiente de aprobación en el pleno del Congreso de los Diputados y que reconoce el derecho a la autodeterminación de género, «puede destrozar la potente legislación de igualdad» que existe en España, una opinión que no comparte Zapatero.

«Por supuesto que el feminismo tiene que tener unos buenos anclajes, pero no pienso que la ley trans afecte a la gran aportación del feminismo a la democracia, al bienestar y a los derechos de las mujeres», ha declarado en una entrevista a EFE.

En su opinión, el debate que la ley trans del Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos ha creado en algunos sectores feministas es «un debate generacional».

zapatero ley trans
El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. EFE/Sergio Pérez

«Nadie cuestiona el mérito de la generación de Carmen Calvo y otras feministas con su aportación a España, incluso con mi Gobierno, pero con cada derecho se abre la puerta a nuevos derechos. Esos nuevos derechos están respaldados y apoyados, como los que contiene la ley trans, por una generación nueva que tiene una visión distinta», ha comentado.

Zapatero sostiene que ocurrió algo parecido durante su mandato con la aprobación de la ley que permitía el matrimonio entre personas homosexuales, ya que «no fue la causa» de la generación de sus padres.

Por otro lado, el expresidente ha celebrado la aprobación de la nueva Ley de Memoria Democrática, que amplía y deroga la de Memoria Histórica aprobada en 2007 durante su mandato, ya que considera que España tiene «la oportunidad y el deber de reconocer a aquellos que fueron olvidados» durante la Guerra Civil y la dictadura franquista.

«Es triste que la derecha interprete esto como una acción contra ellos. No, es una acción en favor de los olvidados», ha dicho.
Sobre la política fiscal, que ha provocado discrepancias entre el Gobierno y algunos barones socialistas a la hora de tomar medidas, más allá de las diferencias existentes entre el PSOE y el PP, Zapatero considera conveniente que la sociedad «tenga la interpretación adecuada del papel de unos y otros».

«El papel del Gobierno es el más serio, a veces no el más simpático, no el más agradable, pero es el que tiene la responsabilidad de que todos los gobiernos autonómicos tengan los ingresos para la educación, la sanidad…», ha indicado.

A su juicio, bajar impuestos es «una política fácil», pero cree que hay que preguntarse si de esa forma «se construye algo», sobre todo cuando determinados presidentes autonómicos «bajan impuestos y al día siguiente piden más dinero al Gobierno central», en alusión al PP.