Fernández Vara dice que la Junta tiene la obligación de intentar legalizar Valdecañas

Mérida, 30 dic (EFE).- El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha defendido este viernes que la propuesta de ley para actualizar el mapa de la Red Natura 2000 busca la seguridad jurídica y lleva aparejada la legalización del complejo turístico de Valdecañas, que «nosotros tenemos la obligación de intentar llevar a cabo».

En la rueda de prensa de balance del año 2022, Fernández Vara se ha referido a esta propuesta de ley, que registró ayer el Grupo Socialista en el Parlamento regional, y ha precisado que aunque los titulares de los medios de comunicación hacen incidencia en que busca legalizar Valdecañas, el objetivo es la seguridad jurídica.

«Lo que hemos hecho lo hemos hecho para ganar en seguridad jurídica, porque le estamos mandando también un mensaje a quienes quieren venir a invertir aquí», ha dicho el presidente extremeño.

En ese sentido, ha destacado que «las empresas lo que quieren es seguridad jurídica y cualquier mensaje que tú mandes de mejorar, de ampliar la seguridad jurídica en un territorio es bueno para ese territorio».

Por eso ha insistido en que el proyecto de ley registrado ayer busca «la seguridad jurídica de Valdecañas y de todo lo demás, de todo lo que se vaya a poder hacer en sitios que tengan la condición de Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA)».

Vara ha destacado que el derribo de este complejo residencial, como han determinado los tribunales, supondría «mucho más» de lo que conlleva la demolición en sí, ya que sería un hecho que tendría «consecuencias graves, que yo como gobernante tengo la obligación de intentar evitar».

Preguntado sobre las criticas de Ecologistas en Acción sobre esta propuesta de ley y el hecho de que pueda suponer una prevaricación por parte de la Junta de Extremadura, Vara ha dicho que entiende la postura de este colectivo y que lógicamente los técnicos y juristas que asesoran a su gobierno no consideran que con esta iniciativa se pueda incurrir en delito alguno.