Soportújar, el encanto de un pueblo con la pócima mágica para atraer turistas

Granada (EFE).- La casita de la bruja Baba Yaga y la casa de Hansel y Gretel detrás, en la localidad de Soportújar.

Soportújar, un pueblo de poco más de 250 vecinos de la Alpujarra granadina, ha convertido su gentilicio de brujos en marca turística para atraer cada día del fin de semana más de 2.000 visitas, una demanda por la que ultima un plan con 1,8 millones de inversión para beneficiar también a pueblos vecinos.

El pozo de los deseos, una cápsula del tiempo, un caldero con su pócima a punto de caramelo o la casa de Baba Yaga, un personaje de la mitología eslava, decoran un pueblo con encanto casi incrustado en Sierra Nevada que encontró hace quince años el hechizo perfecto para captar turistas.

Soportújar es un pueblo tradicional alpujarreño, enmarcado en el Parque Nacional de Sierra Nevada, con acequias milenarias, un horizonte de casas blancas y cerca de 300 brujos. Y a mucha honra.